Oltra defiende la importancia de que el paciente se exprese en su lengua

“No he visto a la gente en Galicia salir en estampida porque se garantice el derecho de los gallegos a ser atendidos en su lengua de elección”

La vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, ha defendido este viernes la importancia de que el paciente pueda expresarse en la consulta en su “lengua dominante”, en alusión a la introducción en el proyecto de ley de Función Pública del requisito lingüístico para los empleados públicos, que en el caso de los sanitarios se regulará en un reglamento.

“Todos los cambios generan vértigo”, ha indicado Oltra en la rueda de prensa posterior al pleno del Consell, en la que ha añadido que no ha visto a la gente en Galicia salir “de estampida” porque se garantice el derecho de los gallegos a ser atendidos en su lengua de elección.

Además, ha señalado que en el ámbito sanitario es importante para un buen diagnóstico y un buen tratamiento médico la relación de confianza entre el personal sanitario y la persona enferma, y que esta pueda hablar “en la lengua que mejor se expresa” porque da más información, como saben quienes trabajan en zonas valencianohablantes.

“Esto lo entiende la mayoría de la gente”, ha manifestado Oltra, para quien el “conflicto” sobre esta cuestión lo “alimentan determinadas posiciones partidistas”, pero después la gente en su trabajo cotidiano hace “un buen trabajo”.

La vicepresidenta ha destacado que la prioridad del Consell es “la garantía de los derechos de las personas” que viven en la Comunitat, y uno de esos derechos es poder relacionarse con los servicios públicos en la lengua cooficial de su elección.

Ha insistido en que forma parte de “preservar el derecho de la salud el que las personas puedan expresar lo mejor posible lo que les pasa”, y ha hecho hincapié en que en otras autonomías “hace muchos años” que ya se garantiza el derecho a la relación con los servicios públicos en la lengua de elección del administrado, “y con mucho éxito”.

Oltra ha señalado que no se trata de una cuestión “partidista”, pues por ejemplo ya se aplica en Galicia, donde no gobiernan fuerzas políticas homologables al Botànic, y ha indicado que todas las normas pasan por varias fases y sufren cambios desde que se inicia su tramitación hasta que llegan a Les Corts.