Tres detenidos por más de 40 robos en viviendas y obras en construcción

Los ladrones se apropiaron de objetos valorados en cerca de 60.000 euros

Dos hombres y una mujer, pertenecientes a un mismo clan, han sido detenidos por su presunta relación con 42 robos y hurtos cometidos en viviendas de urbanizaciones aisladas y obras en construcción de las localidades alicantinas de Calp, Benissa, Moraira, Altea y Callosa de Ensarrià.

Los ladrones, que se apropiaron de objetos valorados en unos 60.000 euros, sustraían principalmente herramientas y bicicletas, que vendían posteriormente en rastros de segunda mano en municipios de las comarcas de la Marina Baixa y Alta.

Los autores de estos robos, según las investigaciones del Equipo ROCA de la Guardia Civil de Calp, solían aprovechar las horas de menos tránsito de los residentes para acceder al interior de las viviendas, de las que sustraían objetos que pudieran tener una salida fácil en el mercado, como herramientas o bicicletas.

Estas últimas las robaban forzando el candado al que estuvieran sujetas o, si era necesario, escalando por las fachadas de los edificios para llevárselas de los balcones, según un comunicado del instituto armado.

En días posteriores acudían a rastros de segunda mano de los municipios de la Marina Alta y Baixa para venderlas y conseguir dinero en efectivo.

Pero estos individuos no exponían directamente al público los objetos robados, sino que los escondían en un baño de minusválidos, del que habían conseguido una llave y de allí los iban sacando a demanda del comprador.

La Guardia Civil investigó a los tres presuntos autores por 42 delitos de robos con fuerza y/o hurtos de objetos valorados en unos 60.000 euros y un delito de pertenencia a grupo criminal.

La mayoría de lo sustraído ha sido recuperada gracias a las diferentes intervenciones que realizaron los agentes en los mercadillos y ya ha sido devuelta a sus propietarios.