Aumentan las cefaleas y contracturas en niños por el uso excesivo del móvil

Los traumatólogos alertan del aumento del “síndrome del ordenador”

Un niño jugando con el móvil en el colegio

Los traumatólogos advierten del aumento en las consultas por parte de niños y jóvenes que acuden con dolores cervicales y cefaleas debido al uso excesivo del móvil o con el conocido como “síndrome del ordenador", que implica dolor de espalda, tendinitis de palma o muñeca, contracturas, y dolor de cuello.

En un comunicado, el doctor José Nebot, especialista en traumatología, advierte de los problemas musculoesqueléticos futuros que pueden derivar en la edad adulta por la utilización inadecuada de estos dispositivos, como son las patologías lumbares y cervicales.

Tal como explica el especialista, “son cada vez más los niños y jóvenes que padecen de dolor de cuello, rigidez en los dedos y cefaleas a medida que se vuelven más dependientes de los móviles y aumentan sus horas de consumo” y comenta que “las lesiones están relacionadas principalmente con escribir o mirar en la pantalla mientras se va caminando, al no mantener el eje de alineación del cuerpo pues el cuello va doblado”.

”Hay que tener en cuenta que andando debemos tener cuello y la columna vertebral recta, es decir, una postura erguida para poder mantener una correcta consecución de un paso sobre otro. Esta situación provoca una sensación de tensión en la zona de los hombros y el cuello en la que los trapecios y la escápula se sobrecargan en exceso".

Otra de las consecuencias es el dolor y rigidez en las manos y los dedos. “Al pasar tantas horas tecleando, -subraya el profesional-, se siente incluso un cierto hormigueo y las tendinitis son cada vez más habituales”.

Otro de los problemas más comunes es el dolor de cabeza que proviene de inclinarla tanto para mirar el teléfono. “El origen es un dolor en la nuca que puede empeorar y conducir a una neuralgia occipital, es decir, que los nervios occipitales se inflaman, lo que da lugar a fuertes dolores de cabeza a modo de pinchazos cuyo dolor puede incluso puede provocar presión en los oídos y los globos oculares”.

“Además, se puede tener sensación de mareo por culpa de la contracción de los suboccipitales, los músculos que facilitan nuestros movimientos de cabeza”.

Por otra parte, pasarse horas sentado en una silla frente al ordenador puede derivar en dolores de espalda que pueden llegar a ser crónicos.

Esta patología llamada “síndrome del ordenador” cada vez más frecuente entre los jóvenes y adolescentes implica dolor de espalda, resequedad ocular, tendinitis de palma o muñeca, problemas de visión, contracturas, obesidad, retención de líquidos y dolor de cuello.

“Síntomas suficientes para dar la voz de alarma y concienciar a los jóvenes. Lo más importante, -afirma el especialista-, es corregir y aplicar una buena higiene postural para evitar problemas futuros como hernias discales lumbares o cervicales, ya que la columna vertebral y los hombros se resienten y el cuello se ve dañado”.

Para combatir las consecuencias posturales, “hay que hacer estiramientos antes y después de jugar, -agrega el doctor Nebot-, levantar unos centímetros la televisión o el monitor para no encorvarse y mantener la mirada en dirección recta ya que el daño se produce por estar inclinado hacia adelante o por mirar el teléfono o la pantalla de la TV durante horas sin ningún tipo de ejercicio para contrarrestarlo”.