La floristería “Violeta Lolín” de Valencia decide no comprar flores a Holanda

La razón es apoyar a los productores nacionales y abaratar las flores

La floristería la “Violeta Lolín” de Valencia ha decidido dejar de comprar productos a Holanda y apoyar a los floricultores nacionales, según ha comunicado la propietaria del establecimiento, quien ha afirmado que “en estos momentos que estamos viviendo tenemos que ayudarnos los unos a los otros y, como lo más sensato es facilitar que las personas puedan tener flores en casa, además he bajado los precios y siempre les regalaré mi sonrisa”.

En su condición de primera floristería y el primer floricultor que hubo en la ciudad, ha subrayado que “con la vuelta a lo tradicional, garantiza a las personas que todos los días tendrán flores recién cortadas del campo y más económicas, además de ayudar a nuestros floricultores”.

Asimismo, la dueña de la Violeta Lola Soriano, que nació “entre flores·", asegura que un hogar con flores es otra casa, otra energía, otro ambiente. Muchos médicos y psicólogos apoyan estos pensamientos y recetan tener flores y plantas en el hogar cuando tu estado de ánimo es más bajo. También la mayoría de mujeres prefieren flores como regalo. "Tener un pequeño jardín en casa está de moda”.