Detenido en la estación del AVE de Valencia un hombre que robó 30.000 euros a una persona mayor

Fue interceptado por agentes de la Brigada Móvil que, al advertir una actitud esquiva en la zona del escáner, lo identificaron y vieron que tenía varias reclamaciones en vigor

Ana EscobarEFE

La Policía Nacional ha detenido en la estación de tren Joaquín Sorolla de Valencia a un hombre de 66 años que tenía en vigor una reclamación policial por un presunto delito de hurto de 30.000 euros a una persona de avanzada edad, así como un requerimiento de un juzgado de Jaén por un delito de robo con fuerza.

El arrestado, de nacionalidad colombiana, fue interceptado por agentes de la Brigada Móvil que, al advertir una actitud esquiva en la zona del escáner, lo identificaron y comprobaron que tenía ambas reclamaciones en vigor.

Tras las gestiones oportunas, los investigadores comprobaron que el individuo estaba en búsqueda por unos hechos ocurridos en el distrito de Salamanca en Madrid, en el que al parecer, hurtó 30.000 euros a una persona de avanzada edad mediante el método conocido “la mancha”, en el interior de una sucursal bancaria.

Relato de los hechos

Según pesquisas policiales, los hechos se produjeron cuando la víctima se dirigió a una entidad bancaria y retiró el dinero para trasladarlo a otra sucursal.

Los investigadores averiguaron que estos movimientos fueron examinados por el sospechoso, además de tres personas más, con las que estaba coordinado.

Después de seguir sus pasos, el presunto autor del hurto se dirigió a la víctima diciéndole que tenía una mancha en la chaqueta, por lo que fue al baño a limpiarse y dejó la bolsa con el dinero descuidada durante unos segundos, que fueron aprovechados por el varón detenido para apoderarse del efectivo.

El modus operandi usado es “la mancha”, un truco empleado para distraer a la víctima y hacerla susceptible de ser robada: uno de los ladrones mancha a la víctima sin que esta se dé cuenta y segundos más tardes, la otra persona le avisa y se ofrece para limpiarla, como método de distracción para apoderarse de su dinero.

El detenido, con antecedentes policiales, ha pasado disposición judicial.