El jurado delibera este lunes sobre la acusada de asfixiar al hijo de acogida de 8 años

La Fiscalía y la acusación particular piden la prisión permanente revisable, mientras que la defensa de la acusada reclama su libre absolución

Alejandra G.P., acusada del asesinato de Dominique,un niño de 8 años autista, que estaba bajo la tutela de su pareja, durante la celebración del juicio con jurado popular para la que se pide, por primera vez en Alicante, Prisión Permanente Revisable. EFE/ Morell POOLMorellEFE

Los seis hombres y tres mujeres que forman parte del jurado popular que enjuicia a Alejandra G.P., acusada de estrangular hasta la muerte al hijo de acogida de 8 años de su pareja sentimental en Elda (Alicante), en agosto de 2017, comienzan mañana a deliberar si es culpable o inocente.

A las 10 horas del lunes, el magistrado que ha presidido el juicio entregará a los miembros del jurado el objeto del veredicto, es decir, las preguntas sobre hechos concretos que deberán determinar si han quedado o no probadas las pruebas de cargo contra la acusada.

De esta manera, se inicia un periodo en el que el jurado permanecerá incomunicado hasta llegar a un veredicto de inocencia o culpabilidad de Alejandra G.P., de 33 años, que padece sordera y que en el momento de los hechos era pareja sentimental del padre de acogida, del que además estaba embarazada de una niña.

La fiscalía y la acusación particular que ejerce la madre de acogida piden la prisión permanente revisable mientras que la defensa de Alejandra G.P. la libre absolución al mantener que se trató de un accidente.

Los hechos ocurrieron el 30 de agosto de 2017 en el domicilio familiar de Elda, donde el ministerio público mantiene que, por celos, la acusada estranguló con una camiseta a Dominique y luego trató de ocultarlo inventando un supuesto intento de robo y abusos sexuales por parte de dos desconocidos, que habrían matado al niño.

En el juicio, la acusada ha admitido que esa versión fue una fábula y ha tratado de asegurar que el niño se atragantó cuando comía una loncha de jamón de york, y que inventó la aparición de dos agresores ficticios porque temía perder a su pareja a causa del fatal accidente.