PP pide que las familias voten el proyecto lingüístico de los colegios como hacen con la jornada continua

Los populares exigen que se vuelva a paralizar la aplicación de la Ley del Plurilingüismo para dar participación al proceso y no cargar con más burocracia a los docentes

La manifestación del pasado enero contra la Ley de Plurilingüismo congregó, según la organización a más de 20.000 personas
La manifestación del pasado enero contra la Ley de Plurilingüismo congregó, según la organización a más de 20.000 personasManuel lorenzo (nombre del dueño)EFE

El PPCV ha solicitado hoy al conseller de Educación, Vicent Marzà, que retrase un curso más la aplicación de la Ley del Plurilingüismo, igual que hizo el pasado año con motivo de la pandemia y que pregunte a las familias qué proyecto lingüístico quieren para los centros. “Si se hacen consultas vinculantes para decidir si se implanta la jornada continua, ¿por qué no se puede hacer con algo tan importante como es la lengua?”

La portavoz popular de Educación en Les Corts, Beatriz Gascó, critica que se pretenda aprovechar la difícil situación que atraviesa la Comunitat Valenciana para poner en marcha esta ley. “Es una barbaridad” y explica que los docentes están haciendo un trabajo impagable, anteponiendo su propia salud al bienestar de los escolares y no merecen que se les exija una mayor carga de trabajo pidiéndoles la entrega del proyecto lingüístico de cada centro para finales de febrero.

Explica que es se trata de una acto administrativo muy importante porque debe definir en qué lengua se imparte cada una de las asignaturas, cuestión que requiere de muchas reuniones y de una carga extra de trabajo.

La previsión era que en 2020 esta ley se aplicase en Secundaria, Bachillerato, en Formación Profesional y en la educación de personas adultas. Sin embargo, nn abril del año pasado, el Consell aprobó un decreto en el que se admitía que el contexto de pandemia no era el momento adecuado. Posponía su aplicación al vigente curso.

Pero además, insiste en que tampoco es justo para los alumnos porque a muchos de ellos se les cambian las reglas del juego “a mitad del partido”. Así le ocurrirá a un estudiante que haya cursado toda la etapa de Secundaria en castellano porque en primero de Bachillerato tendrá un 25 por ciento en valenciano. Peor lo tienen aquellos que pertenecen a zonas castellano parlantes a los que se les obligará a cursar el 25 por ciento de la asignaturas no lingüísticas en valenciano. “Contradice a la la Ley de Uso y Enseñanza del Valenciano que los deja exentos. Es una incoherencia, por eso salieron a la calle más de 20.000 personas en Orihuela”.

Gascó recuerda también que la Ley Celaá permite que ni siquiera se reserve el 25 por ciento a la enseñanza en castellano. “Entramos en el proceso de inmersión lingüística como en Cataluña” y además, sin que las familias puedan expresar su opinión.

Denuncia además, que la falta de control y la falta de definición de la ley está provocando que haya alumnos están dando hasta un 80 por ciento de valenciano. “Esto se está haciendo sin levantar ningún tipo de ruido” porque se están dando instrucciones verbales o colgadas en la web de las que “nadie se responsabiliza”. En este sentido, ha insistido en que el PP pone a disposición de las familias sus servicios jurídicos para atender este tipo de situaciones.

24 sentencias en su contra

La secretaria general del PPCV, Eva Ortiz, ha recordado que la política lingüística de la Generalitat valenciana ha recibido 24 sentencias en contra y apunta además a que se va a producir un cambio de los inspectores educativos. “Ahora se elegirán a dedo. Igual somos muy mal pensados, pero nos da la sensación de que se elegirán personas afines al régimen”.

Ortiz ha anunciado que el PP pedirá la comparecencia en Les Corts del conseller de Educación para que explique qué está pasando y también presentarán un Proposición No de Ley para pedir la paralización del que los populares denominan “decreto del chantaje lingüístico”.