Barceló admite que la covid está «sin control» ante una oposición que le exige su dimisión

El Botànic cierra filas tras meses de discrepancias por falta de acuerdo en las restricciones

La consellera de Sanidad, Ana Barceló, comparece en Les Corts para informar sobre la evolución de la pandemia provocada por la covid-19 en la Comunitat Valenciana y del Plan de vacunación programado
La consellera de Sanidad, Ana Barceló, comparece en Les Corts para informar sobre la evolución de la pandemia provocada por la covid-19 en la Comunitat Valenciana y del Plan de vacunación programadoManuel BruqueEFE

La transmisión del coronavirus está «sin control». Así lo admitió ayer la consellera de Sanidad Universal, Ana Barceló, en Les Corts confirmando el peor de los escenarios, la presión hospitalaria no deja de aumentar en todos los departamentos de salud.

«Los casos positivos, las hospitalizaciones y el número de fallecidos superan ya las cifras de la primera ola». Además, la incidencia acumulada en los últimos 14 y 7 días está por encima de la media nacional, 1.245 casos por 100.000 y 529 por cada 100.000 habitantes en los últimos siete días.

Barceló, que compareció ayer a petición propia, reconoció que la situación de los hospitales comporta una «sobrecarga asistencial» que hace necesario que los profesionales doblen su turno porque no hay ni médicos ni enfermeras disponibles.

Con estos datos, la consellera de Sanidad exponía la cruda realidad que atraviesa la Comunitat Valenciana. «Nadie ha conseguido parar las muertes. Todas las noches me acuesto pensando qué más cosas podemos hacer».

Sin embargo, la oposición sí tenía respuestas a esta pregunta. Tanto Vox como el PP pidieron directamente su dimisión y Ciudadanos le sugirió que se asesore mejor y que, al menos, destituya a su número dos, la secretaria autonómica Isaura Navarro.

Además, los tres insistieron en que la Comunitat Valenciana se ha diferenciado del resto por ser una de las regiones que menos PCR practicaban. «Cuando se retrasan más de siete días, se aumenta el riesgo de transmisión, el descontrolo es total», denunció el portavoz popular José Juan Zaplana.

Barceló aseguró que del 12 al 18 de enero la valenciana fue la segunda autonomía que más PCR practicó por cada 100.000 habitantes y en clara referencia al pasado, cuando ni de lejos se cumplieron estos parámetros, dijo que han practicado las pruebas que «marca su estrategia».

Por su parte, el diputado de Ciudadanos, Fernando Llopis, lamentó que la Generalitat valenciana haya permitido dar seis meses de ventaja a la pandemia. Lamentó las palabras de «éxito» con las que se referían la primera ola y criticó que no haya habido planificación ni previsión.

Por su parte, el diputado de Vox, José María Llanos, lamentó que se haya abandonado a los ancianos, a los autónomos, a las fuerzas de seguridad e incluso a los universitarios, que ni siquiera hacen los exámenes en condiciones de seguridad.

La dura crítica de la oposición quedó contrarrestada por el apoyo que Compromís y Unides Podem mostraron a la consellera socialista. Tras meses de enfrentamiento por la falta de acuerdo en las restricciones, el Botànic cerró filas y solo el diputado de Compromís, Carles Esteve, instó a Barceló a que se estudiase exigir a las empresas que se implante el teletrabajo de manera obligatoria y no se deje en una recomendación.