Desescalada

Último fin de semana de cierre perimetral de las grandes ciudades en la Comunitat Valenciana

El Consell levantará esta restricción a partir del próximo lunes

Atasco en Valencia por las restricciones de entrada y salida acordadas por el Gobierno valenciano durante el segundo estado de alarma
Atasco en Valencia por las restricciones de entrada y salida acordadas por el Gobierno valenciano durante el segundo estado de alarma Manuel Bruque EFE

El Gobierno valenciano decretó el pasado 24 de enero el cierre perimetral de las grandes ciudades de la región durante los fines de semana, una medida que ha afectado a 2,5 millones de valencianos y que consiguió una reducción de la movilidad del 74 por ciento.

Durante cinco semanas consecutivas, el cierre perimetral se ha aplicado en cinco ciudades de la provincia de Valencia (València, Torrent, Sagunto, Gandia y Paterna); en la de Alicante en nueve (la capital, Alcoi, Benidorm, Elche, Elda, Orihuela, Petrer, San Vicent del Raspeig y Torrevieja), y en la de Castellón en dos (Castelló y y Vila-real).

Este cierre perimetral de las ciudades de más de 50.000 habitantes (donde viven 2′3 millones de valencianos, el 46 por ciento de la población) solo permite entrar y salir de ellas para lo estrictamente indispensable, como el retorno a la residencia habitual, la asistencia a centros sanitarios o al lugar de trabajo, o el cuidado de personas vulnerables.

La buena evolución de los datos de la pandemia ha dado lugar a que el Gobierno valenciano inicie una lenta desescalada que incluye, entre otras medidas, el levantamiento de esta restricción a partir del próximo lunes 1 de marzo, por lo que este será el último fin de semana de cierre perimetral de estas ciudades.

Los controles puestos en marcha transcurren hasta ahora con normalidad, aunque se han producido algunas retenciones a mediodía.