La polémica del colegio de Crevillent (Valencia) que lleva el nombre del padre de Primo de Rivera

¿Se puede aplicar la ley de la memoria histórica antes de la Guerra Civil? Educación insta a cambiar el nombre del centro pese a que este dictador murió en 1930

El Colegio Público Primo de Rivera está situado en Crevillent y fue construido en 1928
El Colegio Público Primo de Rivera está situado en Crevillent y fue construido en 1928Google Google Maps

Por 11 votos a favor y 4 en contra el Consejo Escolar municipal de Crevillent rechazó esta semana cambiar el nombre del colegio público Primo de Rivera. Aunque pueda parecer extraño los argumentos de los que han ganado la votación no tienen nada que ver con el franquismo.

El centro fue construido en 1928, tal y como confirma una placa que aún luce en la pared y, por tanto, el nombre de Primo de Rivera no hace alusión a José Antonio Primo de Rivera, sino a su padre Miguel.

Por esta razón, el Consejo Escolar ha preguntado la Conselleria de Educación si tienen la obligación de cambiar el nombre del centro en cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica.

Advierten que Miguel Primo de Rivera fue un dictador que murió en 1930, es decir, antes de que estallara la Guerra Civil (1936-1939).

El PP de esta localidad alicantina ha tomado partido en este asunto y defiende que el nombre no debería modificarse. «No estamos a favor de las dictaduras, pero estamos en contra de que se borre nuestra historia, que se rescriba», argumenta el portavoz popular en el Ayuntamiento de Crevillent, Miguel Ángel Sánchez.

Además, critica que la Conselleria de Educación esté pendiente de estos asuntos mientras descuida otros mucho más importantes. «Han llegado 50 purificadores de aire para las aulas cuando hacen falta 200 y a los profesores les han enviado tres mascarillas y les habían prometido que les llegarían 80, para cubrir el curso».

Ultimátum de Educación

La cuestión lleva años en marcha. En marzo de 2018, el departamento que dirige Vicent Marzà envió una instrucción a los colegios referente a una Proposición No de Ley aprobada en Les Corts en la que se instaba a la Conselleria de Educación a dirigirse a los centros públicos «que aún tienen nombre de persona, lugar o hecho que esté relacionado con la Guerra Civil o la presión franquista» a que cambien el nombre y cumplir así la Ley de Memoria Histórica.

Para proceder a esta modificación se debe contar con la aprobación del consejo escolar y del municipal.

El caso es que han pasado casi tres años y este acuerdo no se ha producido. Por eso, la Conselleria de Educación advirtió a principios de febrero que debían proceder al cambio de nombre.

En el escrito afirman que ya se le ha informado de esta cuestión en dos ocasiones y, por tanto, si no trasladaban una propuesta en el plazo de un mes, la Conselleria de Educación actuará de oficio y lo cambiará. Se buscará, además, una denominación «preferentemente de mujer».

Desde el centro educativo, explicaron que el Consejo Escolar acordó trasladar las dudas sobre si este caso debía regirse por la Ley de la Memoria Histórica a pesar de que se trata de un hecho anterior a la Guerra Civil y preguntan si existe otra ley que este organismo desconoce que les obligue a ejecutar este cambio.