Una feria bajo control público, el modelo que el Consell determinará en breve

En la nueva Feria participarán operadores y empresas que ayuden a la dinamización económica

Tranvía en Feria Valencia
Tranvía en Feria ValenciaServicio Ilustrado (Automático) GVA

El modelo de gestión para Feria Valencia está prácticamente cerrado por el Gobierno valenciano y se ajustará a la idea fundamental del control público, como el resto de ferias en España, un modelo que también se aplicará a la alicantina IFA.

El conseller de Economía, Rafa Climent, dijo este jueves en Les Corts que se está determinando su estructura y su modelo de gestión (forma jurídica) a partir del análisis de posibilidades, que pasan por convertirse en fundación, en empresa del sector público o en otro tipo de entidad pública.

“Aún no está cerrado, pero será de manera inminente”, anunció el conseller y ha confirmado el subsecretario de Economía, Natxo Costa: “Se sigue trabajando y en breve se presentará el tipo de entidad pública” en que se transformará Feria Valencia, actualmente y desde su constitución en 1917 asociación de utilidad pública, personalidad jurídica propia, susceptible de derechos y obligaciones y capacidad de obrar suficiente para el cumplimiento de sus fines, según recogen sus estatutos.

Entre las alternativas analizadas están la creación de una única fundación con dos empresas públicas (Feria Valencia e IFA), una empresa con dos divisiones modelo FGV (Metrovalencia y TRAM, dos redes diferenciadas y gestión independiente) o dos empresas públicas separadas, y en ese proceso se ha hecho “arqueología” en la búsqueda de modelos y se ha descartado el modelo de consorcio, según Costa.

También se ha buscado la colaboración entre ambas ferias y el resto de instituciones públicas y privadas, y se ha tenido en cuenta que las conexiones aéreas del aeropuerto de Alicante-Elche ofrecen posibilidades interesantes para determinados tipo de eventos, actividades y ferias, y la necesidad futura de grandes recintos adaptados a las nuevas necesidades.

Participación de operadores privados

La idea es que en la nueva feria puedan participar empresas y operadores que ayuden a su dinamización económica, según señaló Climent el jueves, y que aporten volumen de negocio, precisa el subsecretario.

Ya se han identificado socios comerciales que de forma preliminar han manifestado su interés en participar en los procesos de diálogo competitivo, si bien el negocio ferial está parado y en esta situación lo único positivo es que, al afectar la pandemia “a todos por igual”, Feria Valencia no está saliendo perjudicada en términos de competitividad y se está posicionando para cuando se retome la actividad.

10 millones del Consell para la Feria

La Conselleria de Economía ha comenzado a diseñar el decreto de ayudas directas de hasta 9,2 millones -que se añadirán a los 800.000 euros que ya ha recibido-, dentro de la flexibilidad que otorga el Marco Nacional Temporal de Ayudas, para cubrir las pérdidas de Feria Valencia como consecuencia de las restricciones de la actividad por la pandemia.

La previsión de Economía es que el importe necesario hasta el 31 de diciembre de 2021 sea menor de esos 9,2 millones, teniendo en cuenta una posible recuperación de la actividad a partir del verano, y se maneja la posibilidad de adelantar una parte para atender las necesidades inmediatas de tesorería (pago a proveedores, nóminas de los trabajadores o gastos de funcionamiento, puesto que sus instalaciones están sirviendo de almacén de fallas y sanitario) que podría incluirse como facturas con cargo al FLA (Fondo de Liquidez Autonómica).

Según ha asegurado el director general de Modelo Económico, Juan Pérez, no habrá problema en adelantar una parte de las ayudas directas para dotar de liquidez a la entidad dado que hay “una decisión política” de apoyar a Feria Valencia.

El conseller de Economía ha reiterado en numerosas ocasiones que el Consell tiene muy claro que no puede dejar de lado las instituciones feriales y ha de garantizar su viabilidad y crecimiento, por su importante papel para las pymes y la economía en general.

Deuda de 474 millones

Feria Valencia cerró 2020 con un resultado negativo de 92 millones de euros derivados de los resultados extraordinarios consecuencia de la subrogación de la deuda de la ampliación y un ebitda negativo de 2 millones.

Su patrimonio neto es negativo en 83 millones y los fondos propios suman 97 millones en negativo, y en el momento que concluya la subrogación de la deuda a la Generalitat el pasivo corriente vinculado a la cuenta acreedora será de 474 millones.

El riesgo de insolvencia que presenta Feria Valencia con las cuentas del cierre de 2020 ha quedado “matizado” con el acuerdo de mutación de los terrenos y edificios por parte del Ayuntamiento de València a la Generalitat hasta 2051, ya aprobado por la Junta de Gobierno Local y pendiente del visto bueno del pleno del Consell, y la subrogación de la deuda, que asciende a 474 millones y asumirá la Generalitat.

La Conselleria de Hacienda tiene previsto firmar las escrituras que formalizan el traspaso de la deuda a finales de este mes de marzo con el resto de las partes (Feria Valencia, el Banco Europeo de Inversiones y un representante de los obligacionistas de la emisión de 227,5 millones de 2002 por la ampliación del recinto), según ha avanzado Pérez.