Opinión

Mar picada en el PPCV

Es curioso que todo esa batalla interna se produzca cuando sólo hay oficialmente un candidato, Isabel Bonig

El delegado de La Razón en la Comunitat Valenciana, Iñaki Zaragüeta
El delegado de La Razón en la Comunitat Valenciana, Iñaki ZaragüetaLa Razón

Las aguas del PPCV están augurando una pleamar un tanto picada con vistas al Congreso regional antes de agosto, según los planes de la Dirección Nacional, cuyo secretario general, Teodoro García Egea, se halla en plena faena para lograr una única candidatura, la de Carlos Mazón, actual presidente de la Diputación de Alicante y del PP de esa misma provincia. El objetivo es claro: lograr una organización territorial en toda España adscrita al tándem Pablo Casado-García Egea de cara al Congreso Nacional, para que Casado prorrogue su mandato contando con el viento de popa, a favor.

Es curioso que toda esta batalla interna se produzca con un escenario en el que solo existe un candidato al papel principal. Solo Isabel Bonig ha expresado la intención de presentar su candidatura a prorrogar como presidenta regional, mientras que Carlos Mazón no se pronunciado por más que todos dan por hecha su aspiración, propiciada por la calle Génova.

Una vez que María José Catalá ha sido adscrita a la causa Mazón tras leerle la cartilla el propio García Egea (de ahí sus declaraciones con apoyo implícito a Mazón en Las Provincias, que disgustaron a Bonig) falta solventar la renuncia de Bonig para dejar expedito el camino a Mazón.

Mi amigo Rogelio insiste en que la actual presidenta mantiene y mantendrá su candidatura, e irá a las primarias. No lo sé. El tiempo dirá si plantea batalla, si trunca el plan de Génova o si, finalmente, acepta el pacto y la recompensa futura en forma de escaño, o de lo que sea. Así es la vida.