La Comunitat Valenciana amplía el horario de hostelería y comercios hasta las 22 horas

El Consell opta por la prudencia y mantiene la hora del toque de queda pese a la baja incidencia acumulada registrada

Imagen de la reunión de la Comisión Interdepartamental de la Generalitat para la Prevención y Actuación ante la covid-19 presidida por el president Puig en la que podría "flexibilizarse" algunas de las restricciones contra la pandemia que afectan al sector de hostelería
Imagen de la reunión de la Comisión Interdepartamental de la Generalitat para la Prevención y Actuación ante la covid-19 presidida por el president Puig en la que podría "flexibilizarse" algunas de las restricciones contra la pandemia que afectan al sector de hosteleríaBiel AliñoEFE

El Gobierno valenciano ha acordado ampliar el horario de la hostelería y el comercio hasta el toque de queda, las 22 horas, y amplía únicamente el aforo para las actividades culturales del 50 al 75 por ciento y el de las ceremonias del 30 al 50 por ciento. Por el contrario, ni se modifican los aforos, ni tampoco se amplía el número de comensales, con excepción de los salones de bodas.

Estas modificaciones entrarán en vigor el lunes 26 de abril y se mantendrán hasta el 9 de mayo, fecha en la que se entrará en una nueva fase de la desescalada y en la que, según el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, se levantará el cierre perimetral y se estudiará relajar el toque de queda.

Así lo ha anunciado Puig, tras la reunión de la Mesa Interdepartamental en la que se han acordado las restricciones que regirán en la Comunitat Valenciana a partir del lunes 26 de abril y hasta el 10 de mayo, justo un día después de que se levante el estado de alarma, decisión que todavía estudia el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Se mantienen, por tanto, las limitaciones de la reunión de dos núcleos de convivencia en las reuniones en domicilios privados, así como las que se realicen en espacio público que, continúan restringidas a seis personas.

Puig ha remarcado las buenas cifras de incidencia acumulada de coronavirus en la Comunitat Valenciana. Se sitúa en 40,10 casos por cada 100.000 habitantes frente a 40,02 de ayer, por lo que sigue como la más baja de España y la única con riesgo bajo de contagio (por debajo de 50) y su incidencia está 192,54 puntos por debajo de la media nacional (232,55).

“Empieza a clarear” y ha agradecido el inmenso esfuerzo realizado a todos los valencianos y ha defendido que estos datos han sido posibles gracias a la prudencia con la que se ha actuado en la desescalada. Puig ha insistido en que hasta que no se alcance una inmunización general hay que ser prudentes porque “el virus está ahí”.

Por tanto, ha defendido que las medidas son necesarias para salvar vidas, pero tampoco se mantendrán un día más de lo que se considere imprescindible. En este sentido, ha admitido que el objetivo del Gobierno valenciano es llegar al levantamiento del estado de alarma con la menor incidencia posible. “Si se consolidan se seguirá avanzando”.

El jefe del Consell también ha anunciado la puesta en marcha de un plan para atender a la salud mental, la “epidemia silenciosa” provocada la covid, así como la segunda fase del Plan Resistir para evitar los brotes de “desigualdad”.

La reunión que ha comenzado a las siete de la tarde, se ha prolongado durante hora y media, aunque el presidente Ximo Puig y la consellera de Sanidad, Ana Barceló, han tardado más de media hora en comparecer después de su finalización.