El Plan Resistir se distribuirá entre empresas valencianas con pérdidas superiores al 30 por ciento de su facturación

El comercio, el textil y el calzado, se incluyen al fin en estas ayudas

El president Ximo Puig, durante la rueda de prensa tras reunirse con el presidente de la CEV y los secretarios generales de los sindicatos CCOO PV y UGT PV, para tratar sobre la puesta en marcha del Plan Resistir Plus
El president Ximo Puig, durante la rueda de prensa tras reunirse con el presidente de la CEV y los secretarios generales de los sindicatos CCOO PV y UGT PV, para tratar sobre la puesta en marcha del Plan Resistir PlusManuel BruqueEFE

Los 647 millones de euros que recibirá la Comunitat Valenciana del Real Decreto de ayudas del Gobierno para empresas y autónomos que hayan registrado una caída de ingresos superior al 30 % incluirán el calzado y el cuero, el textil y confección asociados a la fiesta, el plástico, el juguete, el comercio y el sector cultural y educativo.

El president de la Generalitat, Ximo Puig, se ha reunido este lunes con el presidente de la CEV, Salvador Navarro, el secretario general de CCOO-PV, Juan Cruz, y el de UGT-PV, Ismael Sáez, para tratar sobre los criterios de las ayudas del Plan Resistir Plus, que destinará 647 millones a autónomos y pymes de 95 sectores, en un encuentro que ha contado también con la asistencia de los consellers Vicent Soler (Hacienda) y Rafa Climent (Economía).

Las personas físicas, autónomos o profesionales que cotizan por módulos recibirán una cuantía máxima de 3.000 euros, mientras que el resto de actividades que hayan tenido una caída superior al 30 % a consecuencia de la pandemia podrán percibir entre 4.000 y 200.000 euros de manera proporcional a la pérdida de ingresos.

El Consell aprobará este viernes el Decreto ley del Plan Resistir Plus y espera recibir en quince días el importe de las ayudas, según Puig, que ha señalado que será más rápido tramitar las ayudas de los autónomos ya que, para las empresas, se tendrá que evaluar la cuantía en función del nivel de pérdidas.

La hotelería, como un sector muy afectado por la caída de ingresos, tendrá “el máximo de ayudas posible”, y en el resto de actividades empresariales, las cuantías dependerán del grado de pérdidas durante la pandemia, ha asegurado el president.

El objetivo de estas ayudas es apoyar a empresas que eran viables en 2019 y que han sufrido graves dificultades durante 2020, bajo los criterios del peso que supongan los trabajadores en ERTE e indicadores de caída de la actividad.

Las comunidades autónomas pueden ampliar las actividades objeto de las ayudas recogidas en el Real Decreto ley del Gobierno para singularizar los subsectores afectados en cada territorio y ello ha permitido incluir actividades como la industria manufacturera del calzado y el cuero, del textil y confección asociadas a la fiesta, el plástico y el juguete.

Una parte del comercio como floristerías, tiendas de mueble o de iluminación quedará también incluida en el plan, así como actividades deportivas, campamentos o centros de enseñanza del sector cultural y educativo y la industria audiovisual.

Puig ha recordado que el primer plan Resistir ya recoge 400 millones de euros para el tejido empresarial y ahora corresponden 647 millones para empresas de 95 sectores que no presentaran resultados negativos en el ejercicio de 2019.

”Se pretende abrir el espectro para que una empresa que sea viable no pierda viabilidad por falta de ayuda”, según Puig, que ha añadido que en los próximas días se podría concretar algún sector más que pueda ser incluido en las ayudas.

Estas serán gestionadas por la Generalitat y la Conselleria de Hacienda ya cuenta con un equipo preparado para su tramitación, si bien es la Agencia Tributaria la que debe trasladar los datos. Puig ha resaltado la alianza con los agentes sociales y ha asegurado que el diálogo social con la patronal y los sindicatos es “un fin en sí mismo”.