Cierran el Parque Gulliver de Valencia el mismo día de su reapertura porque la pintura provoca alergia a los niños

El PP pide conocer las supervisiones que se han realizado y exige responsabilidades

El parque Gulliver ha tenido que cerrar poco después de su reapertura
El parque Gulliver ha tenido que cerrar poco después de su reaperturaAna EscobarEFE

El parque Gulliver, ubicado en el jardín del Túria de la ciudad de Valencia, ha sido cerrado al público el mismo día de su reinauguración tras las quejas de ciudadanos por las alergias que provocaba la pintura del tobogán entre los niños y niñas usuarias.

El vicealcalde de Valencia y concejal de Ecología Urbana, Sergi Campillo, ha anunciado el cierre inmediato del Parque Gulliver por prudencia ante las quejas de varias familias que a lo largo del día han comunicado incidencias relacionadas con rasguños y picores en los niños y niñas tras utilizar los toboganes, han informado fuentes municipales.

El Gulliver, uno de los espacios de juegos más emblemáticos de la ciudad, había reabierto hoy después de un periodo cerrado desde el inicio del estado de alarma, en marzo de 2020, han informado fuentes municipales.

La reapertura contaba con el aval de los informes técnicos de los ingenieros del Organismo Autónomo de Parques y Jardines Singulares, encargado de su mantenimiento, tras revisar la estructura y haber reparado algunos desperfectos menores, entre otros, añadir piedra para amortiguar caídas.

”El Gulliver siempre ha tenido fama de romper algunos pantalones, pero ante las incidencias detectadas hoy he ordenado el cierre inmediato de las instalaciones y el inicio de una investigación para determinar las causas”, ha explicado el vicealcalde.

Campillo ha avanzado que pedirá un “informe externo” que valide las condiciones de seguridad, y que mientras tanto “el parque permanecerá cerrado”.

El Parque Gulliver está a la espera de una próxima reforma integral que ya está licitada. “Es una noticia imprevista y mala pero la seguridad de los niños y niñas es lo más importante”, ha destacado el vicealcalde y concejal de Ecología Urbana.

El PP pide conocer las supervisiones

El concejal del PP Carlos Mundina ha pedido al equipo de gobierno del Ayuntamiento de València que dé a conocer las supervisiones de seguridad que se han realizado en el Gulliver antes de su reapertura.

”Queremos saber quién las ha realizado y en qué han consistido porque es asombroso que esta instalación se tenga que cerrar a las horas de reabrirse por quejas de rasguños y picores en los niños que lo estaban utilizando”, ha afirmado.

El concejal del PP ha apuntado que se va a solicitar que se depuren responsabilidades con la adjudicataria de las obras de reforma y que se informe de los detalles de las obras realizadas, que según sus informaciones ascendían a 3.000 euros ya que “el parque lleva cerrado más de un año y se ha podido poner en riesgo la salud de lo más pequeños”.

”Asistimos a una nueva chapuza de Ribó y de su equipo que, en lugar de estar pendientes de los temas importantes, como puede ser la seguridad del Gulliver, están diseñando monolitos que nadie pide”, ha comentado Mundina, que ha pedido al alcalde que se centre “en trabajar con rigor y resolver los problemas de un lugar tan emblemático de la ciudad”.