Intersindical anuncia huelga de las administraciones públicas en junio

Para pedir la retirada de la modificación del artículo 10 del Estatuto Básico del Empleado Público

El ministro de Política Territorial y Función Pública, Miquel Iceta, interviene en una sesión de control al Gobierno
El ministro de Política Territorial y Función Pública, Miquel Iceta, interviene en una sesión de control al GobiernoEUROPA PRESS/E. Parra. POOL Europa Press

Intersindical Valenciana ha anunciado la convocatoria para junio una “huelga a todas las administraciones públicas” para exigir la “retirada inmediata” de la propuesta del ministro de Política Territorial y Administraciones Públicas, Miquel Iceta, de modificación del artículo 10 del Estatuto Básico del Empleado público.

Esta modificación prevé que las personas con relación laboral temporal que ocupan una plaza vacante “serán cesadas automáticamente, si la plaza no es incluida en una oferta de ocupación, en un plazo máximo de tres años desde el nombramiento”, según ha explicado Intersindical en un comunicado.

Además, esta plaza permanecerá “congelada, sin posibilidad de ser cubierta mediante el procedimientos reglamentarios, por un periodo de un año”, ha añadido.

El consejo confederal de la Intersindical ha aprobado por unanimidad la convocatoria de huelga en la reunión celebrada hoy.

Para Intersindical, la modificación del artículo 10 del Estatuto Básico del Empleado público supone un “ataque sin precedentes” a los derechos laborales del personal temporal e interino.

“Por un lado, supone el despido sin causa objetiva alguna, solo por imperativo legal y, por otro, los mantiene en absoluta indefensión, ante la discrecionalidad desmesurada o arbitraria de las administraciones a la hora de definir, mediante el mantenimiento de las tasas de reposición, la política en materia de ofertas de ocupación, tanto su periodicidad como el número de plazas a incluir”, ha señalado el sindicato.

Para Intersindical, la congelación de la plaza vacante es una “amenaza real” tanto a la calidad de la prestación de los servicios públicos, al verse “reducidas unas plantillas ya de por sí ajustadas”, como a la continuidad de los servicios públicos, “al constituirse en una herramienta que, en manos de gestores sin escrúpulos, puede ser una puerta abierta a la amortización masiva de las plazas vacantes como consecuencia de su propia actuación negligente”.

Además de la retirada de la propuesta, el sindicado exige al Ministerio que inicie “un verdadero proceso de negociación”, con participación del conjunto de las organizaciones sindicales con presencia en el sector público y de los colectivos de personal temporal e interino, para modificar el Estatuto Básico.

Y que la negociación se lleve a cabo siguiendo las recomendaciones de la Directiva Europea 1999/70 sobre trabajo a tiempo determinado y de la jurisprudencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

El sindicato considera que la situación actual y las consecuencias que se derivan de la propuesta del ministro son “suficientemente graves como para justificar una huelga” y, en ese sentido, Intersindical “está y estará trabajando para buscar la unidad de acción, porque la convocatoria de huelga tenga un ancho apoyo sindical y del personal afectado, además de tener una cobertura estatal y para todas las administraciones públicas”.