La Generalitat valenciana impondrá multas de 600 a 30.000 euros por hacer botellón

Bravo insiste en que está demostrado que estas reuniones han incrementado los contagios de covid

La plaza Honduras de Valencia es uno de los lugares en los que se realizan "botellones multitudinarios"
La plaza Honduras de Valencia es uno de los lugares en los que se realizan "botellones multitudinarios"PP PP

El Consell ha aprobado la modificación del Régimen sancionador de las medidas de prevención de la covid para añadir como infracción grave el consumo de alcohol en la vía pública por grupos de más de cuatro personas -en lugar de 10 como hasta ahora- en la franja horaria que determine la autoridad sanitaria. Además, se ha acordado modificar la ley de Salud Pública para que se pueda ampliar el horario en el que está prohibido comprar alcohol en los establecimientos y que a partir de este sábado se adelanta a las ocho de la tarde.

Según ha explicado la consellera de Justicia, Gabriela Bravo, el objetivo del Gobierno valenciano es reducir los botellones. “Con el ocio nocturno cerrado, las fiestas no se pueden trasladar donde no haya posibilidad de control ni de medidas de seguridad”. Además, ha anunciado que los dispositivos se deben reforzar para que las medidas sanitarias se cumplan.

El cambio legislativo permitirá que el consumo de alcohol en la calle pase a estar multado con sanciones económicas de 600 a 30.000 euros.

Bravo ha insistido en que el botellón se está convirtiendo en un gran factor de riesgo de propagación de la covid y de ahí que se establezcan multas tan elevadas. “Confiamos en los jóvenes, pero queremos que estas multas tengan un efecto disuasorio”. En este sentido, ha remarcado que el virus afecta a todos un diez por ciento de los jóvenes que han pasado el covid y deja secuelas muy importantes. “Confiamos en su responsabilidad y cumplirán las medidas sanitarios y con el control del botellón reduciremos el número de contagios”.

Además, se modifica el régimen de infracciones para convertir en falta grave la participación en reuniones, fiestas o actos similares cuando se constate que no se pueden mantener las medidas de prevención y distancia, y se reserva la falta muy grave para la organización y celebración de estos eventos, por la mayor responsabilidad que conlleva.

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha presidido esta mañana la reunión de coordinación de seguridad de medidas covid-19, a la que ha asistido también la consellera de Justicia, Interior y Administración Pública, Gabriela Bravo, la delegada del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Gloria Calero, y representantes de los ayuntamientos de Valencia, Castellón y Alicante.

Por su parte, Calero ha anunciado el despliegue de los efectivos necesarios para garantizar el cumplimiento de las medidas sanitarias y contener la propagación del virus, y ha pedido a los municipios presentes en la reunión que incrementen los agentes de la Policía local para la vigilancia nocturna.

En el mes de junio, la Policía Nacional interpuso en la Comunitat Valenciana un total de 450 sanciones por excesos grupales, botellones o la celebración de fiestas ilegales, frente a las 979 interpuestas en el mes de mayo, un 45 por ciento menos.

Además, registró 927 sanciones por no respetar las restricciones a la movilidad nocturna, frente a las 6.453 interpuestas en el pasado mes de mayo. A partir del 7 de junio desaparecieron las restricciones a la movilidad nocturna.