El Parlamento Europeo rechaza paralizar la ampliación del Puerto de Valencia

PP y PSOE han votado a favor de que la infraestructura siga adelante sin una nueva declaración de impacto

El presidente de la APV, Aurelio Martínez
El presidente de la APV, Aurelio MartínezAPV APV

De nada ha servido la intervención de la consellera de Transición Ecológica de la Comunitat Valenciana, Mireia Mollà, defendiendo una nueva Declaración de Impacto Ambiental (DIA) para la ampliación norte del Puerto de Valencia. La comisión de Peticiones del Parlamento Europeo ha decidido hoy, con los votos de PP y PSOE, dar por cerrada una denuncia de un ciudadano español que criticaba que el proyecto de ampliación norte del puerto de Valencia no había sido sometido a una nueva evaluación de impacto ambiental tras sufrir varias modificaciones frente a su versión original, de 2007.

Un ciudadano español bajo las siglas J.S.H. recogía en su petición dudas sobre las modificaciones que ha sufrido el proyecto de ampliación norte del puerto de Valencia desde la presentación de su versión original en 2007, que sí obtuvo una evaluación del impacto ambiental positiva.

En concreto, denunció cambios significativos en el dragado, los rellenos, la capacidad terminal y la capacidad de los buques.

El peticionario cree que los cambios que se han efectuado a este proyecto desde entonces deben ser sometidos a un nuevo examen de impacto ambiental, ya que su desarrollo podría afectar a zonas protegidas de la red europea Natura 2000.

En esta línea se pronunció también Mollà, quien denunció una “omisión deliberada” del principio de precaución y criticó que no se actúe para “despejar las dudas” sobre el impacto que el nuevo proyecto pudiera tener en la Albufera de Valencia.

“Han pasado 14 años, el proyecto ha cambiado sustancialmente, el conocimiento técnico ha evolucionado, la legislación ambiental exige nuevas garantías incluso sobre proyectos previamente evaluados, existe riesgo de mayor afección a la Albufera de Valencia y el escenario climático en el Mediterráneo ha empeorado”, insistió la consellera.

Con ella y con el peticionario coincidieron los diputados de los grupos Verde y de La Izquierda que intervinieron (entre ellos, Ernest Urtasun de Catalunya en Comú y Manu Pineda de IU), mientras que diputados como Pablo Arias (PP) e Inmaculada Rodríguez-Piñero (PSOE) se alinearon con el presidente de la Autoridad Portuaria de Valencia (APV), Aurelio Martínez, en rechazar que sea necesaria una nueva evaluación de impacto.

Martínez ha defendido que las modificaciones al proyecto “no exigen” una nueva evaluación de impacto ambiental y rechazó que la infraestructura afecte a espacios protegidos de la red Natura 2000, que se incrementen los vertidos a los cauces o generen más residuos

“Todo lo hemos hecho siendo absolutamente respetuosos con todos los temas medioambientales. Siempre hemos actuado en base a informes técnicos y jurídicos y las modificaciones no exigen una nueva guía”, apuntó Martínez.

Por su parte, el eurodiputado del PP en el Parlamento Europeo, Pablo Arias, ha expresado su “perplejidad” ante la postura manifestada durante la reunión de hoy por la Generalitat Valenciana, ya que su consejera en esta materia, Mireia Mollá del partido Compromís, se ha sumado a las críticas al proyecto de ampliación de este puerto pese a que la Generalitat está presidida por el partido socialista, “unas discrepancias que demuestran la debilidad de este gobierno”.

Esta opinión, además, ha sido contraria a la manifestada en el debate por la eurodiputada socialista española que ha participado en la reunión, quien ha defendido que el proyecto cumple con los exigentes estándares medioambientales de la UE. “Les pediría que se pusiera de acuerdo”, ha solicitado Arias respecto a estas discrepancias en el gobierno valenciano.