El riesgo de morir por covid es diez veces superior entre las personas no vacunadas

En la Comunitat Valenciana hay un muerto cada 42.328 personas mayores de 40 años con vacuna, una proporción que es de un muerto cada 4.418 en el caso de los no vacunados

Una joven recibe la vacuna contra el coronavirus en el centro de vacunación masiva de la Ciudad de las Artes y las Ciencias de València
Una joven recibe la vacuna contra el coronavirus en el centro de vacunación masiva de la Ciudad de las Artes y las Ciencias de ValènciaBIEL ALIÑOEFE

Los números a veces pueden conducir a confusión si se analizan fuera de su contexto. Observando los datos de fallecidos en las últimas tres semanas, se puede comprobar que entre las personas mayores de 40 años vacunadas, ha habido 64 muertos, mientras que entre las personas no vacunadas dentro del mismo segmento de población, ha habido 43 muertos. Es decir, en número absolutos han fallecido más personas inmunizadas que sin inmunizar.

Pero si se analizan los datos en su contexto, se observa que hay 2,7 millones de personas mayores de 40 años con las dos dosis administradas, mientras que la cantidad de no vacunados en este colectivo es de 190.000, es decir, proporcionalmente han fallecido más personas sin inmunizar.

En concreto, hay un muerto cada 42.328 personas mayores de 40 años con la vacuna y un muerto cada 4.418 personas mayores sin la vacuna, por lo que el riesgo de morir entre los no vacunados es prácticamente 10 veces superior.

La consellera de Sanidad, Ana Barceló, explicó durante su comparecencia en la Diputación Permanente de Les Corts el pasado día 3 de septiembre que “gracias a la vacunación, la letalidad se ha desplomado en la Comunitat Valenciana en esta cuarta ola, hasta caer al 0,27 por ciento”, es decir, de todas las personas contagiadas, ha fallecido dicho porcentaje, que es cinco veces inferior al 1,5 por ciento del resto de la pandemia.

Ello implica, explicó la consellera, que la campaña de vacunación ha evitado cerca de un millar de muertes en esta última ola.

Tasa de mortalidad en los centros de mayores

Por otra parte, la tasa de mortalidad en residencias de la Comunitat Valenciana desde el inicio de la pandemia ha sido del 16,89 por ciento, frente a la del 17,29 por ciento que han sufrido las personas mayores de 80 años que vivían en sus domicilios.

Eso supone casi medio punto menos que el de la población general comparable por edad, viviera donde viviese, lo que supone que el hecho de estar en una residencia “no ha significado un mayor riesgo de fallecer por COVID-19 frente a los que residían en su vivienda”.

Así lo indica este lunes la Asociación Empresarial de Residencias y Servicios a Personas Dependientes de la Comunitat Valenciana (Aerte) citando datos del IMSERSO y de la Conselleria de Sanidad.

Según las fuentes, la incidencia en residencias es “muy inferior en esta quinta ola gracias a la vacunación” y desde el 15 de marzo, “solamente ha habido 438 casos en residencias, con el resultado de 30 personas fallecidas”; durante 18 semanas, del 29 de marzo al 1 de agosto, “no hubo ningún fallecimiento”.

“A pesar de lamentar profundamente estos fallecimientos, el número de contagios frente a otras olas ha sido muy reducido y la tasa de mortalidad se ha reducido a casi un tercio de la del total de la pandemia, 6,46 % frente al 16,89 %”, afirma José María Toro, presidente de AERTE.