Murcia

Comunitat Valenciana y Murcia celebran su propia cumbre sobre financiación al margen de la organizada por Feijóo

El presidente gallego reúne hoy a ocho presidentes autonómicos entre los que no están Ximo Puig (PSPV) ni López Miras (PP)

El conseller de Hacienda y Modelo Económico de la Comunitat Valenciana, Vicent Soler
El conseller de Hacienda y Modelo Económico de la Comunitat Valenciana, Vicent Soler FOTO: I. CABALLER/CORTS I. CABALLER/CORTS

El conseller de Hacienda y Modelo Económico de la Comunitat Valenciana, Vicent Soler, mantendrá hoy una reunión con el consejero de Economía de la Región de Murcia, Luis Alberto Marín, para poner en común ideas acerca de la próxima reforma del modelo de financiación autonómica, un sistema en el que ambas autonomías se ven perjudicadas, tal y como vienen denunciando durante los últimos años.

La reunión entre Soler y Marín se produce el mismo día en el que en Santiago de Compostela se celebra una cumbre de presidentes autonómicos con el mismo objetivo: fijar una posición común en materia de financiación autonómica. Ni el presidente valenciano, Ximo Puig (PSPV), ni el murciano, Fernando López Miras (PP), se encuentran en dicha reunión, en el caso de Puig porque no ha sido invitado.

Desde la Conselleria de Hacienda aseguran que la coincidencia de la reunión de Soler y el consejero murciano con la cumbre en Santiago de Compostela, es absolutamente casual, y recuerdan que Puig no es el único presidente autonómico que no ha sido invitado al encuentro organizado por el presidente gallego, Alberto Núñez Feijóo (PP).

De hecho, la postura de los socialistas respecto a la reforma de financiación autonómica, acordada en el 40 Congreso Federal celebrado el pasado mes de octubre en Valencia, debería de estar bien representada, puesto que de los ocho presidentes autonómicos reunidos en Santiago, cinco son socialistas.

Los presidentes presentes en dicha reunión son Aragón (Javier Lambán, PSOE); Castilla y León (Alfonso Fernández Mañueco, PP); Castilla-La Mancha (Emiliano García Page, PSOE); Extremadura (Guillermo Fernández Vara, PSOE); La Rioja (Concha Andreu, PSOE); Cantabria (Miguel Ángel Revilla, Partido Regionalista Cántabro), y Asturias (Adrián Barbón, PSOE).

En cualquier caso, y como ya es sabido, en materia de financiación autonómica, pesan más las necesidades específicas de cada región, que los colores políticos. Por ejemplo, nada tienen que ver las peculiaridades de Asturias, con las de la Comunitat Valenciana.

Sea casual o no, y aunque el presidente valenciano siempre ha insistido en que en la reforma de la financiación autonómica “no puede haber frente entre regiones”, lo cierto es que no deja de llamar de la atención que en dos puntos diferentes del país y en el mismo día, varias autonomías estén abordando la cuestión de forma separada.

Suficiencia, equidad y deuda histórica

La postura que defenderá Soler durante su encuentro de hoy con el consejero murciano es la que se viene reclamando desde la Comunitat durante los últimos años. Que el criterio de la población ajustada sea el predominante a la hora de repartir los recursos, que se garantice la suficiencia y la equidad, y que, en el caso de la Comunitat, se solucione el problema de la deuda histórica derivada de la infrafinanciación. Además, se exige al Gobierno un fondo de nivelación que garantice los recursos necesarios hasta que la reforma de la financiación sea un hecho.

A partir de ahí, aseguran desde la Conselleria de Hacienda, se puede negociar y realizar los ajustes que sean necesarios.

Comunicación horizontal

El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha considerado hoy “positivo” que se reúnan presidentes de distintas comunidades autónomas para abordar el problema de la financiación autonómica, porque “uno de los problemas gravísimos que ha tenido el desarrollo del estado autonómico es que no ha habido suficiente comunicación horizontal entre las distintas comunidades”.

Ahora bien, el president de la Generalitat ha precisado que cuando se llegue a la discusión, la Comunitat quiere aportar “racionalidad” y ha defendido que “la base fundamental que debe atender un modelo de financiación es la población”.

Puig ha afirmado asimismo que no cree en el “frentismo, pero sí en el diálogo” y ha reiterado que el resultado final del nuevo modelo de financiación autonómica tiene que ser “equitativo y garantizar la igualdad”.

Ha insistido en que el Gobierno de la Generalitat “ha dialogado con todas las comunidades autónomas que ha podido”. Algunas “tenemos más urgencia porque estamos peor”, ha subrayado Puig, al tiempo que ha lamentado que en este país “parece que en los últimos tiempos los plazos no importen”, lo que perjudica a los territorios peor financiados.

Ahora bien, a juicio de Puig, ha habido un avance “fundamental” que es el aumento considerable de la conciencia de los valencianos y de la unidad de acción de fuerzas políticas y sociales contra la infrafinanciación, y el hecho de que el problema valenciano entre “en la agenda política nacional”.

Sobre los plazos del nuevo modelo de financiación autonómica, ha indicado que hay un compromiso del Gobierno central de presentar una propuesta de resolución a esta actualización del modelo, pero ha destacado la necesidad de llegar a un acuerdo en el Congreso de los Diputados con “una mayoría clara”.

”El Gobierno central tiene la obligación de impulsar esta cuestión, estar absolutamente concernido, pero también lo deben estar el resto de partidos y muy especialmente el primer partido de la oposición”, ha añadido.

”Hay que desacralizar esta cuestión, dejar de lado cualquier identitarismo e ir a los números e intentar despojar cualquier atisbo de nacionalismo esta cuestión y garantizar la igualdad de oportunidades a todos los ciudadanos que ahora no se da y es la gran anomalía de este estado”, ha aseverado.