El Gobierno de Chile otorga a Plysa varios contratos para la extinción de incendios forestales

La empresa de los socios de Air Nostrum desplaza al país suramericano cinco aviones para su operación

Uno de los aviones de Plysa, realizando una descarga durante una de sus intervenciones
Uno de los aviones de Plysa, realizando una descarga durante una de sus intervencionesPLYSA PLYSA

Plysa, la empresa de trabajos contra incendios de los socios de Air Nostrum, sigue ampliando el horizonte de su actividad y ya opera en tres continentes. A sus trabajos de estos últimos años en España se sumó este verano la contratación de sus servicios por el Gobierno de Argelia y este mes se asegura su presencia en América con la firma de varios contratos con el Gobierno de Chile.

En concreto, la compañía valenciana ha firmado varios contratos con el Ministerio de Agricultura de Chile, a través de la Corporación Nacional Forestal (Conaf), para su actuación durante 120 días, es decir a lo largo de todo el verano chileno (de noviembre a marzo).

La oferta de la UTE en la que estaba integrada Plysa y la firma local Air Andes Spa resultó ganadora de cuatro lotes de intervención, lo que supone la contratación del servicio de cuatro aeronaves durante tres años, y la posibilidad de uno adicional de prórroga.

Para estas labores Plysa ha desplazado desde Valencia a América cinco aviones, ocho pilotos y ocho operarios entre mecánicos y personal de tierra. La operativa de la compañía contempla la intervención de los cuatro aviones contratados y dispone de un quinto de reserva para cubrir eventuales incidencias técnicas.

La compañía tendrá como bases de operaciones los aeródromos de Victoria, en la localidad del mismo nombre; Independencia, en la ciudad de Rancagua; Coguil, en pueblo homónimo; y El Boldo, en la villa de Cauquenes.

De hecho, la semana pasada Plysa ya abrió las bases en los tres primeros aeródromos, y este jueves lo hará en el de El Boldo. Precisamente, la declaración de varios pequeños incendios en los alrededores de Victoria obligó a intervenir a Plysa la semana pasada en lo que fueron sus primeros vuelos en el cielo chileno.

Repostaje en caliente

Plysa utiliza para sus misiones la flota más moderna del mercado, en concreto el Thrush 710P, un modelo dotado con la más avanzada tecnología, provisto con minicámaras HD con trasmisión de imágenes en tiempo real y con seguimiento de flota accesible desde cualquier dispositivo con internet.

Merece la pena recordar que una de las características más destacadas de la flota de Plysa la constituye la posibilidad del repostaje en caliente, lo que permite una actividad casi continua con tiempos muy reducidos entre vuelos, aspecto fundamental en la lucha contra el fuego.

Plysa es la marca bajo la que opera Planificación y Soluciones Aéreas, SLU, sociedad creada por los accionistas de Air Nostrum Líneas Aéreas del Mediterráneo para ofrecer servicios aéreos de prevención y lucha contra incendios en el Sur de Europa, Norte de África y Sudamérica.