Ciudadanos se pone la camiseta contra la violencia de género con un lema: “Oltra vete ya”

El presidente Puig esquiva las críticas de la oposición sobre la gestión de los casos de abusos a menores

La diputada de Vox, Ana Vega (i) y de Ciudadanos, Ruth Merino (2º izq), y  Rosa Menor (c) , con una camiseta alusiva a la vicepresidenta Mónica Oltra, momentos antes de comenzar la sesión de control al Gobierno valenciano ante el Pleno de Les Corts
La diputada de Vox, Ana Vega (i) y de Ciudadanos, Ruth Merino (2º izq), y Rosa Menor (c) , con una camiseta alusiva a la vicepresidenta Mónica Oltra, momentos antes de comenzar la sesión de control al Gobierno valenciano ante el Pleno de Les CortsBiel AliñoEFE

La sesión de control de esta mañana al presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha comenzado con todos los grupos políticos en pie guardando un minuto de silencio por las víctimas de la violencia de género con motivo del 25-N. Sin embargo, esta imagen ha dado paso a un debate bronco en la que tanto PP como Ciudadanos ha insistido en la investigación que ha iniciado el Comité de Peticiones sobre los centros de menores por la gestión de la vicepresidenta y consellera de Igualdad, Mónica Oltra.

Los diputados de Ciudadanos han lucido hoy camisetas con la cara de la vicepresidenta y consellera de Igualdad, Mónica Oltra, con tres palabras: “Oltra vete ya”. En su intervención, la síndica de esta formación, Ruth Merino, ha insistido en que Puig debería cesar a Mónica Oltra tras las sentencias que apuntan a que su Departamento no actuó correctamente en el caso de la menor tutelada y que fue víctimas de abusos por su cuidador, Luis Eduardo Ramírez, ex marido de Oltra. “Su silencio cómplice ante los abusos sexuales a menores tuteladas les desacredita absolutamente para erigirse como defensores del feminismo y de la lucha contra la violencia hacia las mujeres”.

“Señora Oltra, ha llegado la hora: asuma sus responsabilidades políticas y dimita”. Además, ha calificado de “hipócrita” el feminismo del Consell y ha instado a Puig a “dejarse de anuncios, de propaganda, de gestos y de intentar apropiarse del feminismo” porque “todavía queda más en evidencia su fracaso en las políticas de igualdad y su fracaso en las políticas de violencia machista.

El presidente Puig no ha entrado en esta cuestión. Ha sido el conseller de Educación, Vicent Marzà, el que ha salido en defensa de la vicepresidenta y también líder de su partido, Compromís. Ha pedido a los diputados de la oposición que dejen de ejercer la violencia con acusaciones a una mujer que “se ha dejado la piel para mejorar la vida de los demás”. “Quieren destruir humanamente a una persona porque están contra sus políticas. No se tiene que ir, sino que debe estar muchos más años trabajando”. De fondo, en la bancada de la oposición se ha escuchado a varios diputados corear: “Oltra vete ya”.

Por su parte la síndica del grupo parlamentario popular, María José Catalá, ha acusado a Puig de “ponerse de perfil y no pronunciarse sobre la violencia obstétrica y sobre las menores abusadas. Este es el peor discurso negacionista que hoy puede hacer la izquierda”.

La sindica popular ha iniciado su intervención trasladando el apoyo de todo el Grupo Parlamentario Popular a las familias de las 37 víctimas de violencia de género con especial énfasis a las tres que eran valencianas. “Las cifras son muy preocupantes: somos la segunda comunidad con menores víctimas de violencia de género y la primera en delitos textuales”, ha señalado, para denunciar que “el Síndic lleva tres años pidiendo una Estrategia autonómica de erradicación de la violencia sobre la infancia y la adolescencia, para la que no hay ni presupuesto”.