Los profesores de Religión se defienden de Vicent Marzà: “Crea espíritu crítico y aporta valores de tolerancia”

El conseller defiende que la asignatura debería ser eliminada de la programación

El conseller de Educación, Cultura y Deporte, Vicent Marzà, durante una intervención en Les Corts
El conseller de Educación, Cultura y Deporte, Vicent Marzà, durante una intervención en Les Corts FOTO: Ana Escobar EFE

El conseller de Educación, Vicent Marzà, insistió esta semana en que la religión debería ser eliminada de la programación en los centros. La opinión del responsable de esta cartera en la Comunitat Valenciana, se ha encontrado con el rechazo de padres y profesores. No es la primera vez que en este Departamento se muestran contrarios a esta asignatura. El secretario autonómico de Educación, el socialista Miguel Soler, aseguró que solo se cogía esta materia “para subir nota”.

Estos últimos, a través del sindicato USOCV, ha defendido que la religión contribuye a mejorar la educación de los alumnos e insisten en cada año hay más familias que eligen esta asignatura de forma mayoritaria. “La enseñanza de la religión es buena para la sociedad porque aporta conocimientos, ética, valores y actitudes como la tolerancia, el respeto y el espíritu crítico muy necesarios en una sociedad cada vez más diversa y más plural”.

Los profesores de religión van a ver las horas lectivas y, como consecuencia, su sueldo. “No se ha contado con nosotros para buscar ninguna solución alternativa ante estos cambios que puede suponer una reducción de sueldo para muchas familias”.

Añaden además que el hecho de que posiblemente en la Comunitat Valenciana no haya asignatura alternativa a la religión va a profundizar en el deterioro de la escuela pública ya que seguramente en la mayoría de los centros concertados y privados, sobre todo en los católicos, sí que va a haber esta formación.

Defienden que la escuela pública debe aspirar al máximo en la educación de sus alumnos y “creemos importante que todos ellos se formen también en valores éticos, en tolerancia en espíritu crítico, en aceptación del otro y en el conocimiento de las diversas culturas y religiones distintas que conforman nuestra sociedad, siempre sin adoctrinamiento con espíritu crítico y en libertad”.

Argumentan además, que no se ha diseñado una “asignatura espejo” para substituirla y, en cambio, sí se van a hacer todo tipo de actividades de las que no se conoce ni su contenido, ni su orientación ideológica. “El hecho de que exista una asignatura programada como cualquier otra con un currículo publicado basado en el conocimiento, proporciona seguridad a los padres en lo que se les está enseñando a sus hijos”.

Desde USOCV instan a que se programe una “asignatura espejo”, aunque ningún tribunal lo haya considerado obligatorio. “Esperamos una reflexión sobre todo ello y que sea posible que avancemos en una educación que no solamente se preocupe del aspecto instrumental y de habilidades técnicas que son importantísimos pero que deben complementarse con otras enseñanzas como las que proporciona la asignatura de Religión”.

Por su parte, el portavoz de la Mesa por la Educación en Libertad, Vicente Morro, instó al conseller de Educación a respetar la Constitución Española, la Declaración Universal de Derechos Humanos, así como la Carta de Derechos Fundamentales de la Unión Europea donde se recoge la libertad de pensamiento, conciencia y de religión.

En una entrevista en la Cadena SER, el conseller insistió en que el Estado debería reformar legislativamente para no tener que ofrecer siempre una alternativa a la religión y además, defiende que la religión debería salir de la escuela y apostar más por contenidos que fomenten el pensamiento crítico.