Los nuevos contenedores de Valencia identificarán al usuario y premiarán a los que más reciclen

El Ayuntamiento sacará a licitación el contrato para la limpieza de Valencia y la recogida de basuras por valor de 1.325 millones de euros

Contenedores de reciclaje de aceite doméstico en la vía pública
Contenedores de reciclaje de aceite doméstico en la vía pública FOTO: AYUNTAMIENTO DE VALÈNCIA AYUNTAMIENTO DE VALÈNCIA

Los nuevos contenedores de materia orgánica identificará al usuario cuando vaya a tirar la basura y de este modo, el Ayuntamiento de Valencia podrá premiar a los ciudadanos que reciclen más y mejor. Esta es la intención que tiene el gobierno municipal que este viernes aprobará en la junta de Gobierno el pliego de condiciones para la licitación del nuevo contrato de recogida de basuras y de limpieza de la vía pública que tendrá una duración de quince años y que se licitará por un precio de salida de 1.325 millones de euros. Este contrato es el segundo de mayor cuantía del Ayuntamiento de Valencia, por detrás del de la distribución de agua, según ha explicado el concejal Sergi Campillo.

Mediante unos sistemas inteligentes, el Ayuntamiento prevé que, al menos el contenedor de residuos orgánicos que va a ir implantándose en toda la ciudad, identifique al usuario antes de permitirle arrojar la basura e su interior y de este modo se sepa quién recicla y quién no. Iniciativas similares ya se han puesto en marcha por parte de la entidad de residuos Emtre en algunos ecoparques premiando a ciudadanos con rebajas en la tasas o con obsequios.

Campillo ha explicado que el contenedor de residuos “arrastra” a los demás. Y que quien separa el residuo orgánico, separa el resto de desechos. La identificación de usuarios es una de las mejoras que se recogen en el pliego de condiciones, por lo que algunas empresas podrían ganar el concurso sin incluir esta mejora, pero la intención del gobierno municipal es que esta medida “smart” sea una realidad. Además, también se prevé que otros sensores puedan detectar la carga del contenedor y avisar cuando estén llenos. Este sistema ya se ha probado de modo piloto. Campillo ha recordado que las empresas que optan a este concurso son grandes empresas con capacidades tecnológicas muy elevadas.

Los objetivos principales del contrato son el incremento de la recogida selectiva de residuos. En el año 2020 se ha llegado al 27 por ciento de separación de residuos en una ciudad como Valencia que cada día genera una media de mil toneladas de residuos. La Unión Europea establece la obligación de llegar hasta el 55 por ciento de separación en el año 2025. El contrato se divide en tres lotes que engloban los distritos de la ciudad, y un cuarto que se refiere a la limpieza de grafittis y eliminación de carteles que será adjudicado únicamente a empresas de inserción social y que tendrá en este caso una duración de cinco años y no de quince como los otros tres.

Campillo ha hecho inventario: “tenemos casi 23.000 contenedores en vía publica y 15 plataformas móviles y cinco remolques. La recogida puerta a puerta llega a 950 puntos para el cartón, 240 para vidrio, 244 para orgánica y 240 para resto”.

Además, ha mencionado la recogida de muebles y objetos en vía pública a demanda de los usuarios, así como de aceite doméstico, ropa usada y pilas, y también ha dicho que 120 edificios de la ciudad ya tienen dependencias para la basura.

Campillo dijo que en el barómetro municipal la recogida de basuras obtenía una nota de 6,4 y la limpieza de calles del 5,7 pero que aún así, un 22,3 por ciento de los vecinos piden mejoras en la limpieza de sus barrios.

El concurso también primará la renovación tanto de los contenedores como de los vehículos que en la actualidad son diesel en su inmensa mayoría y bastante viejos. Los nuevos vehículos deberán ser ecológicos en un porcentaje de más del 80 por ciento del parque, y en un 15 por ciento , de cero emisiones.

Además, se pretende reducir a la mitad la frecuencia del baldeo de calles que ahora mismo son de 21 días de media. También se implantará la limpieza intensiva de barrios que ya esxiste en Orriols, Malvarrosa, Marxalenes y Cabanyal a otros puntos de la ciudad.