Igualdad compra el hospital Valencia al Mar para pacientes con daño cerebral

La compra se formalizó al grupo Vithas por 9.530.000 euros

El Hospital Valencia al Mar cierra sus puertas tras acumular pérdidas desde 2012, que en 2019 fueron de 1,3 millones
Edificio del hospital Valencia al Mar FOTO: VITHAS

La Conselleria de Igualdad ha formalizado la compra del edificio modernista en el que se ubicaba el hospital Valencia al Mar, en el distrito Marítimo de València, para habilitar en él un centro de día para personas con daño cerebral adquirido y las oficinas del Institut Valencià d’Atenció Social-Sanitària.

La compra de este edificio, que pertenecía al grupo Vithas, se formalizó el pasado miércoles por un importe de 9.530.000 euros, según han informado a EFE fuentes de la Conselleria.

Este grupo sanitario cerró las instalaciones en el verano de 2020, tras alegar pérdidas económicas.

Se trata de un edificio modernista, antiguo Asilo Hospital de San Juan de Dios, incluido en el catálogo del patrimonio histórico-artístico de la Comunitat Valenciana, ubicado en una parcela junto a la avenida Tarongers, entre el campus de la Universitat Politècnica de València y la playa de la Malvarrosa.

Según consta en la propuesta de adquisición del inmueble, realizada por la dirección general de Infraestructuras de Servicios Sociales (Vicepresidencia y Conselleria de Igualdad), se prevén instalar en el mismo “recursos diurnos y ambulatorios, como un centro de día específico para personas con daño cerebral adquirido”, ya que solo existe uno público en toda la Comunitat en estos momentos.

También podría albergar un centro de atención temprana (no hay ninguno público actualmente) o servicios específicos para la infancia o la adolescencia.

“El inmueble que se pretende adquirir tiene otras edificaciones en la misma parcela que permitirían un uso administrativo para albergar las oficinas del Institut Valencià d’Atenció Social-Sanitària, dada la necesidad existente de reubicar su actual sede”, añade el referido informe.

En el mismo se hace constar que el departamento de Servicios Sociales de València es el que tiene “el mayor índice de necesidad, tanto en diversidad funcional como en infancia y adolescencia de forma global, así como específicamente en recursos diurnos destinados a personas con trastorno mental grave de todo el territorio valenciano”.

“La Generalitat tiene la obligación de dar una respuesta a estas situaciones en muchos casos urgentes con las que dar apoyo a las familias, e intentar en la medida de las posibilidades que las personas usuarias se rehabiliten y adquieran mayor autonomía personal. Más si cabe, en los niños y niñas que presentan trastornos del desarrollo o riesgo de sufrir una diversidad funcional, el paso del tiempo puede ser irreversible para sus capacidades”, agrega.

A juicio de la Conselleria de Igualdad, el inmueble se encuentra “en buen estado de conservación y sin patologías aparentes”, si bien se advierte de que “habría que abordar una serie de reformas para garantizar el cumplimiento de toda la normativa actual en materia de seguridad”.

Por otra parte, se destaca el hecho de que el edificio es una “infraestructura histórica de carácter sanitario-asistencial”, por lo que “mantener este uso, devolviendo a la ciudad unos servicios públicos que tradicionalmente se han prestado en este inmueble y poner en valor parte del patrimonio cultural histórico de València, es una doble función que se cumpliría con la adquisición”.

En lo relativo al proceso de compra, se destaca “la singularidad de dicho bien, con una superficie, ubicación y condiciones difíciles de encontrar en el núcleo urbano de la ciudad de València”, como justificación de “la imposibilidad de solicitar tres ofertas de otros inmuebles que puedan competir con esta adquisición”.