Los ingenieros denuncian que el accidente del hinchable de Mislata (Valencia) se podría haber evitado

Lamentan que existe una falta de obligatoriedad en las normas existentes

Agentes de la policía local, en la feria de Mislata, a 5 de enero de 2022, en Mislata, Valencia (España)
Agentes de la policía local, en la feria de Mislata, a 5 de enero de 2022, en Mislata, Valencia (España) FOTO: Rober Solsona Europa Press

El Consejo General de Colegios Oficiales de Ingeniería Técnica Industrial considera que el accidente de la atracción hinchable de Mislata (Valencia) del pasado mes de enero, en el que fallecieron dos niñas, se podría haber evitado con una correcta inspección por parte de un técnico especialista.

En un comunicado, esta organización lamenta que “existe una falta de obligatoriedad en las normas existentes, pero los ayuntamientos tienen la potestad de pedir que las atracciones cumplan las normas UNE”.

Asimismo, advierte que durante las fiestas grandes de Valencia se pueden llegar a montar carpas en más de 150 fallas, y una buena parte de éstas tienen hinchables.

El Ingeniero técnico industrial (ITI) y miembro de COGITI Valencia, Martín Pedro Sabariego, reivindica la importancia de que profesionales como él revisen las atracciones de feria para comprobar que son seguras.

Sabariego, con más de 25 años de experiencia inspeccionando instalaciones de ferias, es uno de los pocos ingenieros especializados de la Comunidad Valenciana que revisa instalaciones temporales entre las que se encuentran las ferias, los hinchables o las carpas.

Según afirma este técnico, “las atracciones son totalmente distintas entre ellas, por lo que hay que revisarlas una a una cada vez que se instalan en una feria. En el caso de los hinchables es esencial contar con un operario, al menos 6 anclajes -dependiendo de las especificaciones del fabricante- y que sea capaz de soportar al menos 163 kg”.

“También hay que deshincharlos si el viento es superior a 38 km por hora para evitar una ráfaga de viento que pueda ocasionar problemas. Nosotros solemos supervisar los hinchables cuando están deshinchados pero también es conveniente, y así lo hacemos, asegurarse cuando todo está listo”, explica.

“El hinchable tiene el inconveniente de que se desmonta cada día por lo que quizás un día puede estar todo perfecto y el día siguiente, no. Los problemas se pueden evitar revisando por parte del operario cada día las cuerdas, los anclajes y el viento. También el cliente puede hacer una supervisión visual del hinchable y exigir al operario que lo ancle”, ha señalado Sabariego, en referencia a la tragedia sucedida el pasado enero en una feria de Mislata.

El experto en ferias temporales afirma que, “en cuanto a las carpas, habituales ahora en fallas, por ejemplo, es importante que un ingeniero las supervise aunque sean de pequeñas dimensiones, ya que siempre pueden salir volando. Por ello, tienen que contar con un informe de seguridad y un certificado de montaje por un técnico que calcule la resistencia de la carpa”.

“Además, es importante que si se informa solo de la instalación de la carpa luego no se añada, por ejemplo, un escenario dentro ya que puede obstruir alguna entrada de seguridad importante, como la de bomberos”, insiste.

Por su parte, la decana del COGITI Valencia, Angélica Gómez, asegura que “estamos trabajando en una hoja de ruta de apoyo a los ayuntamientos para que pidan las normas UNE y se aseguren de su cumplimiento, ya que, a pesar de no ser obligatorias, son garantes de seguridad y tienen potestad para pedirlas. También creemos que los legisladores deberían incluir estas normas como de obligado cumplimiento igual que se hace en los reglamentos”, añade.