El Valencia presenta a la Generalitat el proyecto para acabar el Nou Mestalla con una inversión de cien millones

El aforo será similar al actual pero ampliable en 70.000 espectadores

Unos operarios trabajan en la valla de las obras del Nuevo Mestalla, cuya construcción lleva más de doce años paradas.
Unos operarios trabajan en la valla de las obras del Nuevo Mestalla, cuya construcción lleva más de doce años paradas. FOTO: BIEL ALINO EFE

El Valencia presentó este martes a la Generalitat su plan para acabar las obras del Nou Mestalla que incluye tanto un nuevo proyecto para el estadio con un aforo inicial similar al del actual Mestalla pero ampliable a 70.000 espectadores, como la financiación para lograr los 110 millones que según sus estimaciones harán falta para acabar un recinto en el que según detalló ha invertido ya 172 millones.

La presentación de esta documentación en los registros de entrada de la Conselleria de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad y en la de Economía era una exigencia de la Generalitat tras las reuniones que mantuvieron ambas partes a finales de diciembre.

Unos días antes el Consell había dado inicio al proceso para declarar caducada por restrasos imputables al club la Actuación Territorial Estratégica que se le concedió al Valencia para facilitar el cambio de estadio.

De manera paralela se le dieron al Valencia noventa días para presentar un proyecto viable a cambio de estudiar la posibilidad de mantener algunos de los beneficios urbanísticos que le concediía esa ATE, que principalmente era una mayor edificabilidad en las parcelas del actual Mestalla, lo que debería aumentar su precio de venta.

La entidad subrayó este martes que ha cumplido con el plazo que se le dio y avanzó que aporta el detalle de la financiación prevista.

Así, para cubrir los 110 millones, el Valencia aportará 85 de los 120,7 que ingresará en virtud del acuerdo entre LaLiga y el fondo cvc, mientras que el resto los espera poder financiar por otras vías que incluirían la venta de palcos del nuevo estadio o el propio nombre del mismo.

En cuanto al nuevo proyecto, que la entidad dijo que detallará cuando tenga la licencia, está pensado para que tenga una mayor vida los días que no hay partido de fútbol.

“El Valencia CF ha trabajado para llevar a cabo un proyecto único, en cuyo segundo anillo se implementarán zonas de ocio, restauración y hospitalities, dando lugar a un espacio de referencia, no solo en el marco del fútbol español, sino también para la ciudad”, señala el comunicado.

“El nuevo estadio contará de partida con un aforo equiparable al del actual Camp de Mestalla -sobre los 50.000 asientos-, con posibilidad de ampliación sujeta a demanda de hasta 70.000 localidades, ya que cuenta con una estructura y un proyecto que permitirán aumentar su capacidad de forma flexible y rápida”, añade.

Además, se avanza que el club trabaja en la posibilidad de una cubierta “solar” que permitiría autoabastecer el recinto pero también “al vecindario a través de una comunidad energética local”.

En los últimos días el club ha iniciado el proceso para que el Ayuntamiento modifique la licencia de obras que tenía concedida y ahora serán los técnicos los que decida si es factible una modificación o se debe pedir una nueva.

La entidad espera poder arrancar las obras en octubre (algo que difícilmente será posible si hace falta una nueva licencia) y aseguró que las obras estarán acabadas en un máximo de 22 meses a partir de su inicio.