Fórmulas para tiempos duros

Gente como Amancio Ortega o Juan Roig son más creíbles que el Gobierno

Iñaki Zaragüeta

Cuenta la anécdota de que una persona se acercó -no recuerdo si a Henry Ford o John D. Rockefeller- y le preguntó la fórmula para tener éxito y hacer dinero. «Venga conmigo a la ventana». y le dijo ¿ve aquel coche de ahí abajo?» «Sí, por supuesto» contestó el joven. «Yo lo vi primero» concluyó el exitoso empresario dando por terminada la conversación.

Es la historia que me viene a la memoria cuando oigo a prestigiosos como Amancio Ortega y Juan Roig, que han sido capaces de levantar un imperio económico mediante fórmulas con tintes originales. De ahí que ponga especial atención a sus palabras en las escasas ocasiones que aparecen en público.

Una de ellas fue ayer. El valenciano Juan Roig fue claro y tajante al anunciar tiempos duros y, a la vez, indicar al Gobierno algunas pautas con las que debería conducirse. Citó tres: reducir el precio de la energía cambiando la fórmula de cálculo «si esa es la razón de la escalada actual», rebajar el IVA «porque es un elemento inflacionista» y eliminar la burocracia administrativa «no podemos estar generando papeles a las empresas».

Tiene toda la razón con su mensaje claro y perfectamente inteligible, pero me temo que sus palabras caerán en saco roto por parte de un Gobierno socialista comunista cuya afición tiene como prioridad gastar y, para ello, exprimir los bolsillos de los contribuyentes.

He de decir que gente como Amancio Ortega y Juan Roig gozan de más credibilidad ante los españoles que Pedro Sánchez y sus mariachis del Franskestein. Quizás convendría que uno de ellos o alguien como ellos dirigiera España durante un tiempo. Así es la vida.