La Fundación Oceanogràfic radiografía los “pulmones del Mediterráneo” en tres áreas de la Marina Alta

El proyecto consiste en un cartografiado mediante un sónar de barrido lateral y prospección videográfica

Técnicos del Ocenaogràfic medirán mediante un sónar de barrido lateral y prospección videográfica las Praderas de Posidonia en el Mediterráneo
Técnicos del Ocenaogràfic medirán mediante un sónar de barrido lateral y prospección videográfica las Praderas de Posidonia en el Mediterráneo FOTO: La Razón La Razón

El estado de la “Posidonia Oceánica” es clave en la salud del Mar Mediterráneo. Su existencia es clave para garantizar el oxígeno necesario para la fauna y la flora marina, por lo que muchas veces se le denomina los “pulmones del Mediterráneo”.

Para identificar su estado y mejorar su protección Oceanográfic de València ha presentado el “Projecte Posidònia” con el que realizará un estudio cartográfico en los espacios marinos de la Marina Alta que permitirá identificar el área de las praderas de posidonia.

Al acto de presentación ha asistido la consellera de Transición Ecológica, Mireia Mollà, el director del “Projecte Posidònia” Francisco Torner, la presidenta de la Fundación Oceanogràfic, Celia Calabuig, y el responsable de la gestión de Mediterranean Fund, Íñigo Colomo.

La presidenta de la Fundación de la Fundación Oceanogràfic, Celia Calabuig, ha explicado que el proyecto, financiado por el fondo temático solidario “Mediterranean Fund” de Banca March, tendrá una duración de dos años y las áreas de estudio comprenden una prospección total de cerca de 7.000 hectáreas, que incluyen la zona de la Almadraba (4.616 hectáreas), el área marina del parque natural del Montgó (816 hectáreas) y el espacio marino de Ifac (1.400 hectáreas).

Zonas sobre las que se realizará la cartografía de la Posidonia Oceánica
Zonas sobre las que se realizará la cartografía de la Posidonia Oceánica FOTO: La Razón La Razón

El director del proyecto, Franscisco Torner, ha apuntado que para realizar este estudio, los técnicos de la Fundación Oceanogràfic están ejecutando el cartografiado mediante un sónar de barrido lateral y prospección videográfica, “una herramienta que proporciona imágenes digitales de alta precisión del fondo marino para identificar la ubicación exacta de las praderas de Posidonia oceánica, permitiendo distinguir entre diferentes tipologías de fondos marinos y poder así elaborar el cartografiado final”.

También ha adelantado que se ha puesto en marcha una aplicación móvil para consultar el cartografiado de más de 50 kilómetros de litoral y 9.500 hectáreas que se corresponden, a su vez, con una de las zonas con mayor actividad náutica y recreativa de la Comunitat, según recoge Efe.

Torner ha recordado que gracias a los conocimientos adquiridos entre 2017 y 2021 con el “Projecte Xàbia” de la Fundación Oceanogràfic-Ciutat de les Arts i les Ciències se puede extrapolar este método científico a otros espacios de la Marina Alta que también cuentan con una extraordinaria biodiversidad marina, “con el objetivo de conservar un componente fundamental del patrimonio natural del litoral de la Comunidad Valenciana y considerado uno de los ecosistemas más influyentes en el bienestar humano”.

Francisco Torner, Antonio Torres, Mireia Mollà, Celia Calabuig, Íñigo Colomo y Eduardo Nogues
Francisco Torner, Antonio Torres, Mireia Mollà, Celia Calabuig, Íñigo Colomo y Eduardo Nogues FOTO: La Razón La Razón

Además ha destacado que la Comunitat Valenciana cuenta con la segunda mayor extensión de pradera de la posidonia del mediterráneo español, y ha señalado que “son reconocidas como hábitat prioritario por la UE, sirviendo a su vez como herramienta de gestión y planificación de espacios y como vehículo para promover prácticas sostenibles”.

Por su parte, la consellera de Agricultura, Mireia Mollà, ha aprovechado el encuentro para adelantar que el proyecto llega a las puertas de un nuevo decreto que “pone en valor a la posidonia y habla de las prohibiciones que se van a establecer para la protección de estas praderas”, también ha destacado que “la posidonia es una gran evitadora de la erosión que viven las playas del litoral”.

Mollà ha matizando que será el 1 de junio cuando comiencen los servicios de vigilancia en el mar, con el fin de “proteger y hacer divulgación ambiental para dar visibilidad a lo que ocurre, sobre todo para aquellas personas que interviene en las praderas de posidonia”.

También ha adelantado que habrá dos servicios fijos en Denia y en Valencia, del 1 de junio al 30 de noviembre, y seis servicios móviles, del 1 de junio al 31 de agosto, que irán por todo el litoral de Castellón a Alicante “para hacer todas las correcciones “.

Respecto a la financiación del proyecto, el responsable de la gestión del Mediterranean Fund, ha apuntado que van a donar un 10 por ciento de la Comisión de gestión al fondo Mediterranean Fund para proyectos de protección medioambiental como el de la posidonia.