Población

‘Smart villages’ para frenar la despoblación, que aumenta el cinco por ciento cada diez años

La Generalitat y Casa Mediterráneo impulsan un congreso para luchar contra la despoblación

En la imagen vista del pueblo valenciano de Famorca
En la imagen vista del pueblo valenciano de Famorca Natxo Francés EFE

La Generalitat y Casa Mediterráneo de Alicante impulsan un congreso entre finales de octubre y principios de noviembre para relanzar el concepto de ‘smart villages’ (pueblos inteligentes) con el objetivo de frenar la despoblación en la Comunitat Valenciana, que avanza a un ritmo del 4,8 por ciento cada diez años.

El congreso ‘Smart Villages Sostenibles del Mediterráneo’ ha sido presentado hoy en Casa Mediterráneo y se celebrará durante en tres fines de semana en las tres capitales de provincia de la Comunitat, arrancando el 14 y 15 de octubre en Alicante, siguiendo en Castellón y culminando el primer sábado y domingo de noviembre en València.

Se trata de presentar en esas citas políticas que conviertan el territorio valenciano en pionero en el desarrollo de los pueblos inteligentes a través de un modelo de colaboración público privado que debe contribuir a liderar las acciones transformadoras sostenibles de los pequeños municipios con la ayuda de las tecnologías digitales.

Esta iniciativa está coordinada por la Fundación del Olmo, organización sin ánimo de lucro creada para mejorar las condiciones de vida de las poblaciones rurales, y la Fundación Asamblea Ciudadanos y Ciudadanas del Mediterráneo (FACM), una red que promueve el diálogo, la propuesta y la acción ciudadana.

Con el patrocinio de la Agencia Valenciana de Antidespoblamiento de la Generalitat, la Universidad Jaume I de Castellón y Casa Mediterráneo, se busca aportar conocimiento para convertir a la Comunitat en un referente en la implantación de modelos vinculados al uso de las tecnologías digitales en entornos rurales mediterráneos.

Las actividades serán desarrolladas en diferentes lugares en modalidad de streaming o presencial para despertar el interés y poner de relevancia los aspectos propios de las Smart Villages y las diferencias fundamentales con el concepto Smart City.

La directora general de la Agenda Valenciana Antidespoblamiento, Jeannette Segarra, ha calificado de “instrumento imprescindible” las Smart Village para luchar contra la disminución de la población en el ámbito rural y ha apostado por corregir la actual brecha digital.

“Hay que formar a la ciudadanía (rural) en competencia digital y convertir los pueblos en Smart Villages”, ha incidido Segarra, a quien se ha sumado el director de Casa Mediterráneo, Andrés Perelló, al defender la implantación de las “condiciones óptimas para vivir en el ámbito rural y, de esta forma, equilibrar los territorios”.

Por parte de la FACM, la bosnia Esma Kuwkalic, ha explicado que la crisis alimentaria está siendo utilizada como arma de guerra, por ejemplo a causa del conflicto actual en Ucrania, y ha apostado por frenar el despoblamiento rural y la cohesión territorial de las zonas alejadas de las urbes, eminentemente agrícolas.

El alcalde Aras de los Olmos (Valencia) y presidente de la Fundación del Olmo, Rafael Giménez, ha manifestado que “por el mundo rural han pasado muchos trenes y no se ha subido a ellos” y ha añadido la importancia de avanzar en las nuevas tecnologías y la implantación de la fibra óptica.

“Los urbanos necesitan de lo rural por los valores medioambientales y viceversa porque las ciudades tienen las potencialidades necesarias para ayudar al mundo rural”.