Ximo Puig reniega de la guerra del agua y ataca al PP por “burlarse” de los agricultores

El presidente asegura que Mazón y López Miras «hicieron el ridículo» en la manifestación a favor del trasvase de Alicante

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, durante su intervención en el pleno de Les Corts Valencianes
El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, durante su intervención en el pleno de Les Corts Valencianes FOTO: Biel Aliño EFE

Desde que en 2004 el Gobierno de Rodríguez Zapatero derogó el trasvase del Ebro, a los socialistas les cuesta hablar de agua en la Comunitat Valenciana. El plan de las desaladoras de la ministra Cristina Narbona no trajo, ni mucho menos, todo lo prometido y, a día de hoy, los regantes siguen defendiendo que la desalación no puede sustituir a los trasvases.

Por el contrario, el PP ha hecho bandera del agua o, como dijo ayer el presidente Ximo Puig, ha hecho la «guerra del agua», una estrategia que él no quiere seguir.

Aún así, durante la sesión de control celebrada este jueves, no pudo evitar lanzar un ataque directo a los populares. Sin nombrar al presidente del PPCV, Carlos Mazón, y a respuesta a una pregunta de Vox, que como el resto de la oposición le afeó que no acudiese a la manifestación en defensa del trasvase Tajo- Segura celebrada en Alicante, acusó al PP de «burlarse» de los agricultores por subirse a un tractor. Mazón, junto a López Miras, así lo hicieron en unos vehículos los convocantes colocaron en la Plaza de la Muntanyeta.

Puig les ha acusado de «hacer el ridículo» y ha asegurado saber más de tractores, agricultura y ganadería que «muchos de ellos» y, por tanto, «por respeto», nunca se comportaría de esta manera.

El popular le ha respondido que para subirse solo había que cumplir tres condiciones. Estar allí, que le invitasen a subir y poder subirse. Pero Puig ha justificado su ausencia recordando que estuvo a la apertura de la línea 10 de Metrovalencia. «Este es un Gobierno que recupera lo que otros dejaron sin hacer», dijo ante la indignación del PP que, desde la bancada, le recordó que los Gobiernos populares invirtieron 200 millones de euros en esta obra.

Recurrir sí o sí

Más allá de la batalla dialéctica, el futuro del trasvase Tajo- Segura se juega en los tribunales. Una vez confirmado que el Consejo de Ministros aprobará un decreto que irá reduciendo de manera paulatina esta transferencia, la única vía que queda es la judicial.

Puig ha recordado que el Consell ya ha recurrido aquellas transferencias que han considerado insuficientes, que han presentado alegaciones al plan del Tajo y que también recurrirán el decreto del Gobierno. «Trabajaremos desde un punto de vista judicial y político porque estamos con la razón».

Por su parte, la portavoz del PP en Les Corts, María José Catalá, avanzó que su grupo va a presentar una iniciativa para que Les Corts recurran al Tribunal Constitucional el recorte del trasvase, y pidió al presidente que la apoye.

Puig no ha contestado a esta pregunta y la síndica del PSPV, Ana Barceló, ha dicho que lo estudiarán cuando lo reciban.