Deportes

Cae Anil Murthy, Peter Lim lo destituye como presidente del Valencia C. F.

Los audios durante una reunión con empresarios y la respuesta de la afición acaban con él

El ya ex presidente del Valencia, Anil Murthy
El ya ex presidente del Valencia, Anil Murthy FOTO: Manuel Bruque EFE

El Valencia C. F. ha anunciado este lunes la destitución “con efecto inmediato” de Anil Murthy como presidente de la entidad como consecuencia de sus audios filtrados durante una reunión con empresarios y que han “afectado a la relación del club con la afición”, y ha informado de que Sean Bai ejercerá como director general interino.

“El Consejo valora la importancia de una estrecha relación entre el club, la sociedad, la afición, las autoridades gubernamentales, los medios de comunicación y demás actores vinculados al Valencia CF. El Consejo considera que se requiere un cambio en el liderazgo para recuperar la credibilidad de los aficionados y la comunidad a fin de posicionar al Valencia en la senda hacia el éxito. Con efecto inmediato, Anil Murthy dejará de ser presidente y empleado del Valencia”, señala el club en un comunicado.

El pasado 21 de mayo, miles de aficionados abandonaron Mestalla durante el último partido de LaLiga Santander ante el RC Celta para protestar por la gestión de Lim y reclamar su marcha. Solo 5.000 espectadores vieron el encuentro en el coliseo ‘che’, la cifra más baja de este siglo.

A mediados de mayo, varios medios publicaron unos audios de Murthy en una comida para promocionar un evento solidario con empresarios valencianos, en los que, entre otras cosas, calificaba de “senil” al máximo accionista del club, Peter Lim. La maniobra fue calificada por el ya expresidente “un movimiento organizado para hacer daño al club”.

 Aficionados del Valencia se manifiestan en contra del propietario del club, el singapurense Peter Lim, y el presidente, Anil Murthy en las inmediaciones del estadio de Mestalla
Aficionados del Valencia se manifiestan en contra del propietario del club, el singapurense Peter Lim, y el presidente, Anil Murthy en las inmediaciones del estadio de Mestalla FOTO: BIEL ALINO EFE

El club asegura que dichos audios “lamentablemente han afectado a la relación del club con la afición, las autoridades gubernamentales y la sociedad civil valenciana”. “El Consejo desea aclarar que el contenido de las conversaciones filtradas entre Anil Murthy y varios terceros son opiniones personales de Anil Murthy y no del Valencia CF. El Valencia CF se desvincula de dichas opiniones”, apuntó.

Además, la entidad valencianista anunció el nombramiento de Sean Bai como director general interino. En el club desde 2018, Bai es actualmente el Director de la Academia del Valencia. "Durante este período interino Bai supervisará principalmente las operaciones de fútbol del Valencia CF y reportará directamente al Consejo", afirmó.

“El Consejo comenzará de inmediato un proceso de búsqueda para identificar un nuevo presidente del Valencia CF, y se hará un anuncio en su debido momento. Mientras tanto, Khojama Kalimuddin, Consejero no ejecutivo del Valencia CF, asumirá el cargo de presidente del Consejo de Administración para supervisar la administración del Club durante este periodo”, añadió.

Por último, el club aseguró que está “totalmente comprometido” con lograr “crecimiento y éxito a largo plazo y completar la construcción del Nuevo Mestalla”. “Esperamos trabajar conjuntamente con los aficionados, las autoridades y resto de partes interesadas para lograr estos objetivos”, finalizó.

Unión del valencianismo

Anil Murthy ya es historia. Peter Lim ha puesto fin a la presidencia del dirigente que ha sido capaz de unir al valencianismo en su contra y que con un lustro al frente del club ha firmado una de las épocas más grises de la historia de un club centenario, informa Sergio Morro para Efe.

Tras su llegada a la presidencia del club el 1 de julio de 2017, después de haber sido anteriormente consejero ejecutivo, Murthy anunció el objetivo de ascender puestos en la clasificación, crear una estructura del club sólida y estable, y se mostró satisfecho de la nueva estructura deportiva del club en manos de gente profesional y experta como Mateu Alemany, en la dirección del club, o de Marcelino García Toral, como entrenador. Nada más lejos de la realidad.

El diplomático singapurés, sin experiencia alguna en el mundo de fútbol, mantuvo un papel secundario en los dos exitosos años del tándem formado por Alemany y Marcelino, en los que el club consiguió recuperar el rumbo y clasificarse en ambas temporadas para la Liga de Campeones, además de ganar la Copa del Rey en el año del centenario ante el FC Barcelona.

Sin embargo, la destitución de Marcelino en septiembre de 2019 por una supuesta incompatibilidad con la política deportiva del club, fue el detonante de la paulatina descomposición de la entidad, ya que poco después Alemany también abandonaba el club tras verse ninguneado en la toma de decisiones, y ser Murthy quien asumía el rol del directivo mallorquín, dando inicio a una etapa de degradación continua de la plantilla.

Tres años en los que la calidad de la plantilla fue disminuyendo, tras el regalo de Dani Parejo al Villarreal o la marcha de futbolistas como Ferran Torres, Rodrigo Moreno, Geofrey Kondogbia o Francis Coquelin, mientras que no se potenciaba el equipo incumpliendo promesas a los entrenadores de turno, como Javi Gracia o José Bordalás, lo que acabaría provocando el enfrentamiento de estos con la dirección del club.

Mientras tanto el Valencia se instalaba en zona de nadie en la tabla e incluso coqueteaba con el descenso y la desafección de los aficionados era cada vez mayor.

La marcha de Marcelino y Alemany provocó un estado inicial de shock en plantilla y afición que derivó en la confrontación directa con Meriton y Murthy, quien apenas un mes después protagonizaba en Mestalla una imagen para la historia al mandar callar a Mestalla, cuando un apagón en el estadio provocó que se oyeran con total claridad los cánticos en contra de Peter Lim y su persona.

Esa fue la mecha que prendió definitivamente la separación de la afición y los gestores del club, un fuego que se vio avivado con las decisiones de Murthy de no permitir el acceso de seguidores a la ciudad deportiva, de acallar en las redes sociales del club la voz de la afición, de echar a la Agrupación de Peñas de su sede en Mestalla y de convertir a los medios de comunicación del club en las únicas vías de información oficial, amén de solo dar entrevistas a medios extranjeros.

Todas estas medidas adoptadas con Murthy al frente del club desembocaron en tres masivas manifestaciones en el último año en contra de Meriton y su gestión como respuesta de la afición.

El diplomático simpático de sus primeros días en el club se convirtió en un presidente arrogante, sin empatía alguna con la afición, un autoproclamado hombre de negocios que sin embargo no entendió nunca los códigos del fútbol y que en el apartado económico también fracasó.

El Valencia, a lo largo de su historia y antes del desembarco de Meriton en Mestalla, sufrió la mala gestión y la torpeza de otros presidentes pero ninguno como Murthy fue capaz de generar tanta animadversión y unanimidad en contra hacia la presidencia de la entidad.