Valencia

El patrimonio histórico valenciano en ruinas: dos nuevos nombres entran en la lista roja en riesgo de desaparecer

La barraca del Coixo Navarro, en Alboraya, y la Torre del Huerto del Convento de los Capuchinos, en Ontinyent, incorporadas a la lista roja de Hispania Nostra que alerta del mal estado del patrimonio estatal

La barraca del Coixo Navarro, en Alboraia, tras los derrumbes sufridos el pasado mayo
La barraca del Coixo Navarro, en Alboraia, tras los derrumbes sufridos el pasado mayo FOTO: Hispania Nostra

La lista roja de Hispania Nostra recoge “aquellos elementos del patrimonio cultural español que se encuentran sometidos a riesgo de desaparición, destrucción o alteración esencial de sus valores, con el objetivo de darlos a conocer y lograr su consolidación o restauración”. En apenas menos de un mes, dos nuevas edificaciones valencianas han reunido los requisitos para entrar en esta lista: la barraca del Coixo Navarro (Alboraya) y la torre del huerto del convento de los Capuchinos (Ontinyent).

Esta clasificación incluye ya 1.158 construcciones en peligro de derrumbe o desaparición en toda España, 67 de las cuales están en la Comunidad Valenciana. Activa desde 2007, se ha conformado gracias a la colaboración ciudadana, ya que cualquier persona puede solicitar la inclusión de un edificio en la lista. Estas propuestas son tomadas en consideración por un comité científico de la propia asociación.

La barraca del Coixo Navarro, ubicada en el municipio de Alboraya, sufrió en mayo de este año el derrumbamiento de parte de una de las fachadas laterales a causa de las lluvias. No es la primera que corre esta suerte, ya que apenas unos meses antes la barraca del Cucaló, sita en la misma localidad, había colapsado. Es algo común en estos edificios, que pasan décadas cerrados y sin mantenimiento, a pesar de estar consideradas Patrimonio Agrícola Mundial desde 2019 y Bienes de Relevancia Local por la ley de Patrimonio Cultural Valenciano.

Construida a mediados del s. XVIII o principios del XIX, la barraca del Coixo Navarro es de dimensiones más grandes que las habituales, según la entidad patrimonial. Era habitual que las barracas recibieran el nombre de su dueño o de quien viviera en ellas, de ahí su denominación actual. La cubierta es de teja plana, adobe y refuerzos de ladrillo y es una construcción tipo “pasillo”, con el corredor en el lado izquierdo.

La torre del huerto del convento de los Capuchinos de Ontinyent es, junto a un muro lateral, el único vestigio que aún se conserva del antiguo monasterio. El convento de San Cristóbal de los Padres Capuchinos fue construido en el s. XVI, junto a otros cuatro conventos. Las desamortizaciones de Mendizábal marcaron el comienzo de su deterioro a mediados del s. XIX, momento en que quedó abandonado y poco a poco se fue echando a perder.

Detalle de la torre del monasterio de San Cristóbal de los Padres Capuchinos, en Ontinyent
Detalle de la torre del monasterio de San Cristóbal de los Padres Capuchinos, en Ontinyent FOTO: Hispania Nostra

En los años noventa se derribó todo el monasterio excepto el ala sur, que acabaría derruyéndose a principios de los 2000. Sólo se dejaron en pie la torre y parte del muro anexo, que no han recibido protección patrimonial y son una amenaza para la calzada que discurre a sus pies por el riesgo de derrumbamiento. En 2021 se limpió la vegetación que cubría la torre, pero las grietas, las humedades y la eliminación del alzado en ladrillo sobre el muro original continúan afectando a su integridad estructural.

Valencia es la provincia de la Comunidad que más monumentos atesora en la lista, con 43. En Alicante hay veinte y en Castellón, tan sólo cuatro. Algunos de ellos son el barrio del Cabanyal-Cañamelar, la antigua estación de ferrocarril Xàtiva-Alcoi, el castillo de Ademuz, la ermita de Santa Bárbara en Onda o la casa y torre de los balcones de Torrevieja.