El Rototom y Global Omnium consiguen que el festival sea el primero de Europa en validar su huella de carbono

El festival inicia el camino hacia la neutralidad de emisiones y el impacto climático positivo

Rototom y Tuawa conseguirán ahorrar más de 420.000 botellas de plástico
Rototom y Tuawa conseguirán ahorrar más de 420.000 botellas de plástico FOTO: La Razón La Razón

El festival internacional reggae Rototom Sunsplash, que se celebra hasta el 22 de agosto en Benicàssim, ha avanzado esta tarde su hoja de ruta para reducir emisiones y caminar hacia la neutralidad de carbono. Lo ha hecho junto a Tuawa+Global Omnium, la empresa encargada del proyecto de medición que ha permitido identificar y auditar, a través de un equipo de 15 profesionales, las fuentes de emisiones del certamen para certificar y validar su huella de carbono con el reto de reducirla.

El Rototom Sunsplash se convierte así en el primer festival de Europa que verifica oficialmente su huella de carbono validada de acuerdo con el estándar internacional ISO 14064-1:2018 y certificada por Aenor para poder aplicar medidas que permitan revertir el impacto ambiental que deja en cada edición.

“En esta recién estrenada 27 edición damos un paso más hacia la neutralidad de la huella de carbono”, ha destacado el director del Rototom Sunsplash, Filippo Giunta, durante la presentación de los primeros datos obtenidos gracias al big data.

También en representación del festival, su coordinador de Solidaridad y Acciones Verdes, Fiachra McDonagh se ha referido a la relevancia que tiene poder certificar el impacto ambiental del certamen. “Conocer las emisiones directas e indirectas que genera nos permite trazar acciones eficaces y eficientes para poder, no sólo compensarlas, sino también reducirlas. Se trata de saber con exactitud el impacto y el efecto de todo lo que hacemos ambientalmente, de afinar lo que estamos implementando para mejorar. Es una apuesta por la transparencia”, ha indicado.

En esta primera estimación de emisiones se ha realizado un análisis exhaustivo de las fuentes de emisión de todo el ciclo de vida del festival, que cifra en 8.700 las toneladas de CO2 emitidas. Este análisis se ha agrupado en cinco capítulos: las emisiones derivadas de la logística de la organización (montaje y desmontaje); del transporte, alojamiento y consumo del público; residuos y servicios, y el funcionamiento y uso de las instalaciones. “La única forma, con la que posteriormente, se podrán realizar de forma adecuada los procesos de reducción y compensación necesarios para alcanzar la neutralidad”, ha detallado por su parte el CEO de Global Omnium, Dionisio García Comín.