Un año tras la reversión de Torrevieja: las listas de espera se disparan y el número de médicos se reduce a la mitad

Desde que en octubre de 2021 el hospital pasara a la gestión pública, la situación no ha hecho más que empeorar

Imagen de uno de los pasillos del Hospital de Torrevieja con un cartel contra la reversión
Imagen de uno de los pasillos del Hospital de Torrevieja con un cartel contra la reversión FOTO: MORELL EFE

Poco más de un año después de la reversión al sistema público del hospital de Torrevieja, la situación en el centro hospitalario podría ser calificada, como mínimo, de caótica. A la vista de los datos del propio recinto hospitalario, las cifras de atención sanitaria no han hecho más que empeorar desde que el 16 de octubre del año pasado el hospital pasara de estar gestionado mediante régimen de concesión por el grupo privado Ribera Salud, a formar parte del sistema público.

Así, según estos datos, la lista de espera de intervención quirúrgica ha aumentado un 231 por ciento, al pasar de los 1.300 pacientes que había en 2021 esperando para ser operados a los casi 3.000 de este año. Además, la lista de espera para ser visto por un especialista ha crecido en más de 8.000 personas, de los 6.052 pacientes de 2021 a los 14.000 de este año, muchos de ellos sin cita asignada.

Otro indicador llamativo, y que genera graves problemas, es el tiempo de espera en Urgencias. Este ha pasado de 40 minutos de media en julio de 2012 a 200 minutos en julio de este mismo año.

La falta de médicos es uno de los principales problemas de la sanidad valenciana en general, y de este recinto hospitalario en particular. Desde el Comité de Empresa aseguran que la primera semana tras la reversión, la Conselleria de Sanidad envió una carta a todos los médicos que carecían de MIR y que se encontraban trabajando en este hospital para comunicarles que debían obtener el título para poder ejercer. Poco después, intentaron recuperar a estos profesionales ante la falta de galenos. Posteriormente, tuvieron que ocupar las plazas con profesionales extranjeros, muchos de los cuales ni siquiera hablan español, aseguran estas mismas fuentes.

«Se han reforzado otros departamentos, como administración o enfermería, pero esto es como si en un avión hubiera 25 azafatas y ningún piloto. Aquí lo que hacen falta son médicos», aseguran estas mismas fuentes.

Ubicado al sur de la Comunidad Valenciana, el departamento de salud de Torrevieja no es uno de los más atractivos de la región, por lo que es complicado lograr profesionales para sus centros. Si a ello se añade que en verano la población se multiplica debido al turismo hasta situarse en los 800.000 habitantes, la situación se complica aún más.

«Este verano ha sido muy complicado», aseguran desde el Comité de Empresa, y explican que cuando el hospital estaba bajo la gestión de Ribera Salud, se ofrecían incentivos a los médicos para que hicieran turnos en Urgencias y para que no cogieran vacaciones en julio y agosto, algo que ahora no sucede, por lo que durante los meses de vacaciones hubo carencia de profesionales sanitarios. De hecho, este verano de 2022 ha habido un total de 3.934 fugados en urgencias (personas que dan sus datos para ser atendidos y se van sin atender por desesperación), frente a los 1.792 en 2021 o 1.332 en 2019 (ultimo año de «normalidad»).

Una de las causas de esta situación, es que en la actualidad hay entre cuatro y cinco médicos por turno en Urgencias, frente a los ocho o nueve que había antes de la reversión.

Pérdida de directivos

La complicada situación del centro no solo se hace evidente en las cifras de atención sanitaria sino que también se refleja en los órganos de dirección del hospital. Hace pocos días se producía la dimisión de la gerente del centro, Pilar Santos, quien se puso al frente del centro tras si reversión, así como de la directora económica.

Pero no han sido las únicas renuncias. A los tres meses de pasar a manos de la Conselleria, se produjo la dimisión del director de atención primaria y posteriormente del director asistencial, a quien le siguió el director médico. El nuevo gerente, José Cano, se presentó ayer mismo ante el Comité de Empresa.