La nueva discriminación de la Generalitat valenciana a las enfermeras de residencias: su experiencia puntúa menos en las oposiciones

Una hora nocturna en Sanidad se contabiliza como 1,25 horas a efectos de jornada laboral anual, a las enfermeras dependientes de Igualdad les cuentan las horas de las noches igual que las horas de día

Una enfermera en una residencia ancianos
Una enfermera en una residencia ancianos FOTO: MARISCAL EFE

El Colegio de Enfermería de Valencia ha denunciado este miércoles el agravio que sufre el personal de Enfermería que presta servicio en las residencias públicas de personas mayores dependientes de la Conselleria de Igualdad cuando son puntuadas por su experiencia laboral en las oposiciones, frente a sus colegas de la Conselleria de Sanidad.

En la última resolución, de 22 de junio de 2021, de la Dirección General de Recursos Humanos para la convocatoria del concurso-oposición actual, para la provisión de vacantes de enfermera o enfermero de instituciones sanitarias de la Conselleria de Sanidad, se evidencia que las enfermeras de residencias “se quedan sin opciones a la hora de logar puntos por su trabajo, frente a sus compañeras de Sanidad”.

En este texto legal se establece que “cualquier trabajador de diferente categoría a enfermero, -como puede ser la más baja (celador)- pero que desarrolle sus funciones en Sanidad puntúa 0,12 por mes, igual que las enfermeros que dependen de la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas”.

“Pero con el agravante de que a las enfermeras se les limita la baremación hasta un máximo de 5 puntos, mientras que el resto de los trabajadores de Sanidad pueden obtener un total 50 puntos por su tiempo trabajado o experiencia”, indica la entidad colegial, que añade que el baremo de méritos expone que un enfermero de la Conselleria de Sanidad “obtiene 0,23 por mes trabajado”.

Sin embargo, también se evidencia el agravio que sufren las enfermeras de residencia porque recuerda que por los servicios prestados “en la misma categoría profesional y, en su caso, especialidad (enfermera), siempre que quede acreditado que la plaza desempeñada tiene igual contenido funcional que la categoría profesional en la que se inscribe, con una puntuación de 0,12 por mes trabajado, con un máximo de 5 puntos”.

“El problema esencial reside en que las enfermeras de residencias, paradójicamente carecen de la consideración de personal sanitario porque no pertenecen a la Conselleria de Sanidad”, señalan las fuentes, que recuerdan que estas profesionales están adscritas a la Conselleria de Igualdad, “una circunstancia que supone peores condiciones laborales en aspectos profesionales, remuneración económica, formación, reconocimiento, desarrollo o movilidad”.

Explican que las horas trabajadas de las enfermeras de residencia tampoco se valoran igual y mientras una hora nocturna en Sanidad se contabiliza como 1,25 horas a efectos de jornada laboral anual, a las enfermeras dependientes de Igualdad les cuentan las horas de las noches igual que las horas de día.

“Si se tiene en cuenta que trabajan de media una noche a la semana, al final del año han trabajado 130 horas más de jornada anual que las enfermeras de Sanidad”, denuncian.

Todos estos agravios profesionales se producen, afirman las fuentes, porque la Conselleria de Igualdad “ofrece unas condiciones de contratación diferentes a las de Sanidad, con menor flexibilidad y mayor burocracia”, de ahí que una gran parte de las jornadas laborales “se realicen con servicios mínimos, con el desgaste físico y mental que conlleva”.

“Según el perfil profesional, a veces tardan varios meses, incluso un año o más en contratar a alguien, y la burocracia de la Conselleria de Igualdad genera que, en muchas ocasiones, los sustitutos tarden hasta 3 meses en empezar a cobrar su sueldo”, critican desde el Colegio, que advierte que esto provoca que cada vez sea más difícil encontrar personal de Enfermería para las residencias.