Ximo Puig propone en solitario bonificar el impuesto de sucesiones a empresas

Compromís y Unides Podem rechazan la propuesta y acusan al PSPV de «desleal»

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha vuelto a saltarse la «disciplina del Botànic». La reforma fiscal aprobada y acordada con sus socios de Gobierno no es suficiente para acometer los cambios que tenía planeados en esta materia. Por ello, presentará una enmienda al proyecto de Presupuestos de la Generalitat para 2023 y la Ley de Acompañamiento para bonificar el impuesto de sucesiones al 99 por ciento a todas las empresas familiares. Hasta ahora estaba limitado a las que facturaban diez millones de euros.

El anuncio lo hizo este miércoles la síndica del Grupo Socialista en Les Corts, Ana Barceló, quien ha confirmado que se trata de una iniciativa que no había sido consultada a sus socios, «luego recabaremos los apoyos».

Ha explicado además que se trata de un tema «muy recurrente» en el que llevan tiempo trabajando, y al que ya se ha referido en varias ocasiones el presidente Ximo Puig. Ha defendido que supone una cantidad que no va a tener efectos sobre la recaudación de las arcas públicas de la Generalitat.

A Compromís esta iniciativa le ha pillado con el paso cambiado. El portavoz adjunto, Carlos Esteve, se ha mostrado abiertamente en contra de la misma porque supone «un regalo fiscal a los grandes patrimonios» en un tiempo como el de ahora de incertidumbre y de inflación, según recoge EFE. En cualquier caso, no ha negado tajantemente que la vayan a rechazar porque todavía no han visto los términos concretos de la propuesta.

Desde Unides Podem, el portavoz de Hacienda, Ferran Martínez, ha buscado un culpable. A su juicio, detrás de esta medida está «el clan Roig» y se ha mostrado completamente en contra de subvencionar este impuesto incidiendo en que su formación considera que alguien que recibe una herencia, que «no lo hace por mérito, sino por apellidos, lo mínimo que puede hacer es pagar impuestos».

Martínez se ha mostrado especialmente molesto por la manera en la que se plantea el cambio. «Es una deslealtad», ha insistido remarcando la necesidad de reformar este tributo para mejorar su progresividad, es decir, en la línea contraria a la propuesta por los socialistas. «Nos dijeron que estaban dispuestos a abrir ese melón, y ahora son ellos los que quieren tocar el impuesto y además, fuera del Consell y los acuerdos sobre la reforma fiscal».

Con una negativa tan rotunda por parte sus socios, al PSPV no le queda otra alternativa que cambiar de lado para aprobar la bonificación de este impuesto.

El diputado popular Miguel Barrachina ha defendido que su grupo votará «a favor de cualquier propuesta que rebaje los impuestos a los valencianos». Ahora, ha dicho que habrá que ver cuál es la propuesta porque cada anuncio de rebaja de impuestos por parte de Ximo Puig viene seguido de una rectificación y una subida.

Por su parte, la síndica de Ciudadanos, Ruth Merino, ha pedido valentía al Consell para eliminar aquellos impuestos que sobran y dijo que desde Ciudadanos estarían «encantados» de que salga adelante la propuesta porque beneficiará a todas esas empresas familiares que hay en la Comunitat Valenciana.

La polémica de los sueldos

El presidente del PPCV, Carlos Mazón, ha confirmado que aunque presentarán una «enmienda general» contra los presupuestos de la Generalitat, sí apoyará la reforma fiscal, a pesar de considerarla «insuficiente y testimonial».

No obstante, ha remarcado que le parece una «burla» que el Gobierno valenciano hable de una reforma fiscal con la que el máximo ahorro serán 100 euros al año para algunas personas, mientras que todos los altos cargos de la Generalitat, incluido el presidente Ximo Puig, se van a subir el sueldo más de 3.000 euros y «sigue habiendo el mayor número de la historia de asesores y altos cargos».

En este sentido, ha anunciado que la Diputación de Alicante, que él preside, congelará por cuarto año consecutivo los sueldos a los diputados provinciales y asesores la próxima anualidad, propiciando con esta disposición un ahorro superior a los 114.500 euros.