Economía

Ford prolonga su “parón” y alarga el ERTE de Almussafes hasta junio de 2023

La compañía justifica la medida en la falta de componentes y los problemas de suministro

Imagen de la planta de Ford en Almussafes (Valencia)
Imagen de la planta de Ford en Almussafes (Valencia) FOTO: Kai FORSTERLING EFE

La planta de Ford en Almussafes (Valencia) ha prorrogado el ERTE que afecta a su plantilla hasta el 30 de junio de 2023, debido a la falta de componentes y semiconductores y los problemas de suministro por la invasión de Ucrania y el aumento de la incidencia de la covid en China.

La dirección de la planta ha planteado la extensión de la medida desde el 23 de diciembre de este año, que afectará de manera total o parcial a la plantilla, de unos 6.000 trabajadores, según han informado fuentes sindicales.

Como razones que justifican la prórroga se apunta al contratiempo global para el sector del automóvil que supuso, hace un año, las tensiones en la cadena de suministro de microchips, que persisten a día de hoy y obligan a todos los fabricantes a parar semanas completas para coordinar el suministro de estos componentes con la capacidad de fabricación.

Esta situación, que se ve agravada por la incertidumbre global y los problemas de suministro derivados de la guerra y actualmente de la evolución de la pandemia en China, afecta a los modelos que fabrica la planta (Kuga, Transit Connect, S-Max y Galaxy).

La escasez de semiconductores, los problemas de capacidad de proveedores y las dificultades en el sector logístico para cumplir con las entregas y los envíos programados también están influyendo en la demanda de motores de la factoría valenciana, mucho menor de la esperada.

La plantilla de motores de Ford en Valencia está dimensionada para fabricar 2.250 motores al día en tres turnos de producción y sus correspondientes piezas en la planta de mecanizado, más la demanda de componentes de mecanizado para Cleveland (Ohio, EE.UU.).

Para adaptar la capacidad productiva a la demanda durante los meses de diciembre de este año a junio de 2023, se ha decidido parar las operaciones de vehículos y de montaje de motor en varias jornadas de ese periodo tanto de forma parcial como completa.

En el caso de los vehículos, la parada total se realizará durante diez días (19 y 20 de enero, 23 y 24 de febrero, 27 y 28 de marzo, 8 y 29 de mayo, y 12 y 13 de junio).

En motores, el ERTE se aplicará durante 29 días de diciembre a junio, y en mecanizados durante 16 días, si bien son fechas orientativas que pueden variarse.

El sindicato mayoritario en la planta, UGT, ha requerido que haya un listado de días de ERTE por trabajador; la dirección de recursos humanos ha planteado que serán unos 700 afectados diarios en ERTE parcial y se ha comprometido a que ningún trabajador se verá afectado más de 70 días con suspensión de empleo y a que se aplicará un sistema de rotaciones para que no siempre sean los mismos afectados.

Las condiciones salariales de los trabajadores serán las mismas que en anteriores ERTE (80 % del salario y 100 % de pagas), según el acuerdo firmado por la representación de la empresa y UGT.

El sindicato STM no ha firmado el acuerdo al “no entender” que les pidan hacer horas extra y aumenten la velocidad de las líneas y después, ha criticado, les pidan irse “a casa consumiendo el subsidio de desempleo”.