Educación

Un ascensor para catorce alumnos en silla de ruedas: las familias denuncian carencias en un centro de Valencia

El AMPA denuncia la falta de seguridad que supone esta situación para los alumnos del CEIP Tomás de Villaroya

El CEIP Tomás de Villaroya es uno de los dos centros adaptados de la ciudad de Valencia
El CEIP Tomás de Villaroya es uno de los dos centros adaptados de la ciudad de ValenciaTomás de Villaroyafreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@389ca132

Familiares de los alumnos del CEIP Tomás de Villaroya de Valencia han denunciado la insuficiencia de recursos para los catorce alumnos en silla de ruedas, que disponen de un único ascensor en todo el centro, según informó ayer ÀPunt.

El Tomás de Villaroya es uno de los dos centros adaptados de la capital, pero sólo tiene un ascensor. Los padres y madres consideran que esta infraestructura no garantiza “ni la seguridad ni la igualdad” de los alumnos.

El curso pasado, el ascensor se rompió y estuvo averiado dos semanas, durante las que los niños trabajaron con los libros, pero sin estar en clase con sus compañeros, según ha explicado una alumna. El centro, según defiende Conselleria, cumple la normativa, pero para los usuarios es insuficiente en el día a día.

Los padres se preguntan qué pasaría en caso de que hubiera un incendio o una emergencia en el centro educativo, e instan a la administración a subsanar la situación. Durante los simulacros, según han explicado los propios alumnos y sus padres, los alumnos con movilidad reducida se quedan en las aulas junto a algunos educadores.

“Mi hijo llega más tarde a clase que los demás -dice un padre- y siente que el resto de la clase está allí esperándole”. A pesar del cumplimiento de la normativa , el educador del centro, Vicent Martí, lo considera insuficiente: “Pueden acceder, pero tendrían que poder hacerlo en una relativa igualdad de condiciones”, ha concluido.