Comunidad Valenciana

Tráfico

El PP pide a Ribó que deje de multar en el casco antiguo de Valencia tras haber recaudado 1,2 millones

Los populares acusan al alcalde de “hacer caja” y piden que se llegue a un consenso con los vecinos, comerciantes y falleros

Carteles anunciando la zona controlada por cámaras en la plaza de Na Jordana
Carteles anunciando la zona controlada por cámaras en la plaza de Na Jordana La Razón Ajuntament de València

Nueves meses, más de 107.000 sanciones y una recaudación de 1,2 millones de euros. Este es el balance de la puesta en marcha del área restringido en el casco antiguo de Valencia. El grupo popular en el Ayuntamiento de València ha presentado una moción al pleno para que se suspendan las multas por circular en la APR (Área de Prioridad Residencial) de Ciutat Vella hasta llegar a un consenso con vecinos, comerciantes y comisiones falleras.

El concejal del PP Carlos Mundina, ha defendido que las cifras demuestran que las “supuestas campañas informativas no han funcionado. “En los meses de verano se han impuesto 40.000 multas, un 56 por ciento más que en sólo dos meses, ha indicado Mundina, quien ha añadido que solo en la cámara ubicada en la calle Corona se han puesto más de 27.549 multas, una zona “residencial”. Por lo que respecta a la ubicada en la calle María Cristina, “lejos de evolucionar de una manera decreciente, han incrementado desde julio en más de un 600 por ciento”.

Más zonas de pago

Mundina ha explicado que además de imponer esta prohibición de circular por Ciutat Vella sin consenso también ha incrementado las franjas de pago por aparcar en las zonas azules y naranjas. “Ahora se paga de 14 a 16 horas y una hora más por la noche de 10 a 21 horas”, ha denunciado.

El concejal lamenta este afán recaudatorio en un momento en el que la cesta de la compra está desbocada y la vuelta al colegio más cara de la historia. “Es tiempo de rebajas fiscales, pero el alcalde Ribó sigue queriendo hacer caja para seguir regando con ayudas a los grupos catalanistas que han recibido cerca de un millón de euros en subvenciones a dedo” .

La moción del PP reclama que “se suspenda la aplicación del régimen sancionador regulado en el APR de Ciutat Vella Nord, que entró en vigor el pasado 1 de diciembre de 2021, hasta que se alcance un consenso con residentes, comerciantes, hosteleros, profesionales, centros educativos y entidades culturales y festivas del barrio.

Asimismo, pide que “no se tramiten, se anulen y se dejen sin efecto las sanciones impuestas desde el pasado 1 de diciembre hasta la fecha”.

También que “se habilite por el Ayuntamiento una oficina de reclamaciones, que sirva para que, desde el consenso y el acuerdo de todas las personas y colectivos afectados por la implantación de la APR de Ciutat Vella Nord, se arbitren soluciones para favorecer la obtención de autorizaciones a todas las personas y colectivos que tienen necesidad de acceder al mismo”.