La (no) dimisión del ministro turco por las aglomeraciones por el toque de queda

Anunció su renuncia ante las imágenes de miles de turcos comprando tabaco y alcohol. Horas después, el presidente Erdogan rechaza su cese. “Vuelvo al trabajo”, reconocía hoy el titular de la cartera de Interior

El ministro del Interior turco, Süleyman Soylu, anunció el domingo su dimisión tras la polémica por el toque de queda del fin de semana, anunciado el viernes a última hora para reducir la propagación del coronavirus. Horas después, desde Presidencia no se aceptaba su dimisión. La oficina del presidente Recep Tayyip Erdogan comunicaba que seguiría en el cargo.

En un mensaje difundido en su cuenta oficial en Twitter, que ya no existe, Soylu explicaba que dimitía a causa de las imágenes difundidas el viernes por la noche, que mostraban largas colas ante tiendas de comida y similares establecimientos, al anunciarse con solo dos horas de antelación que a partir de la medianoche se impondría un toque de queda de 48 horas.

Según informa la agencia Efe, en estas aglomeraciones, preocupados por acumular los víveres necesarios, muchos ciudadanos ni respetaban la distancia social recomendada ni llevaban mascarilla, y según la oposición “facilitaron en dos horas un volumen de contagio de dos días”. Decenas de miles de turcos fueron a hacer acopio de tabaco y alcohol antes del cierre.

Estas imágenes no son acorde a un proceso bien gestionado y con mi experiencia, y con la parte de responsabilidad que me toca en este asunto, no deberíamos haber dado lugar a ellas”, reconoció Soylu en el mensaje, anunciando que dejaba el cargo.

Sin embargo, apenas dos horas y media más tarde, un mensaje en la cuenta oficial de Comunicación de la Presidencia en Twitter informaba de que el presidente, Recep Tayyip Erdogan, no había aceptado la dimisión.

"El ministro comunicó su dimisión al presidente, pero este le expresó que no le parecía adecuada, y aunque un ministro tiene potestad de ofrecer una dimisión, la última palabra la tiene el presidente", reza el tuit.

En un hilo de varios mensajes, la institución presidencial recordaba los méritos de Soylu en la lucha antiterrorista y subrayaba que su gestión en un mes de pandemia tampoco había provocado ningún problema de orden público, por lo que seguiría en el cargo.

En su mensaje de despedida, Soylu había pedido “disculpas a la nación y al presidente”, Recep Tayyip Erdogan, al que se declaró “leal para toda la vida”.

Toque de queda

El toque de queda ha estado vigente durante las últimas 48 horas en 31 de las 81 provincias de Turquía, que juntas suman casi el 80% de la población del país, incluyendo todas las grandes ciudades, como Estambul, Ankara o Esmirna, y termina esta medianoche (hora local).

Desde mediados de marzo rige en Turquía un toque de queda para los mayores de 65 años y desde hace una semana para los menores de 20, mientras que a la ciudadanía en general se le ha pedido salir a la calle lo menos posible, pero gran parte de la población sigue yendo a trabajar.

Con 97 fallecimientos por Covid-19 en las últimas 24 horas, en Turquía han muerto 1.198 personas por el coronavirus, desde que declaró la primera víctima el 18 de marzo pasado.

“Vuelvo al trabajo”

El propio Soylu señaló hoy que volvía al trabajo así como que la actitud de Erdogan y la nación turca le habían “conmovido”.

“Las deficiencias en los pasos dados bajo la confianza de nuestro estado y nación han sido aceptadas como un error humano y asumimos una mayor responsabilidad para reparar la situación”, indicó, según recoge la agencia Anadolu.