¿Reincorporá la Armada de EEUU al “capitán América”?

Altos mandos militares han aconsejado a la Administración Trump que Brett Crozier vuelva a su puesto al frente del portaaviones “Theodore Roosevelt”

En un giro extraordinario de los acontecimientos, la Armada de Estados Unidos ha recomendado reincorporar al capitán del portaaviones “Theodore Roosevelt”. Este militar estadounidense denunció que el buque estaba siendo golpeado por el coronavirus y arriesgó su puesto para salvaguardar la vida de su tripulación.

Según ha revelado un funcionario a Reuters, altos mandos de la Armada de EE UU recomendaron al secretario de Defensa, Mark Esper, restituir al capitán Brett Crozier. Tres semanas después de que Crozier fuera destituido como comandante al frente del “Theodore Roosevelt”, por filtrar a los medios la carta que había escrito pidiendo a la Armada mayores medidas de protección de su tripulación.

El Pentágono emitió un comunicado reconociendo que Esper recibió los resultados de la investigación preliminar de la Armada sobre el incidente del “Theodore Roosevelt”. Con todo, Esper aún quería revisar una copia escrita de la consulta completa.

De momento, la decisión de su reincorporación no es inminente. En el comunicado, se informa de que Esper “tiene la intención de revisar a fondo el informe y se reunirá nuevamente con los líderes de la Armada para discutir los próximos pasos”.

Algo que confirmó la Armada de EE UU en otro comunicado, pues “no se han tomado decisiones finales”.

El presidente del Comité de Servicios del Ejército de la Cámara de Representantes, el demócrata Adam Smith, pidió la reintegración inmediata de Crozier. “Durante este tiempo de crisis, el capitán Crozier es exactamente lo que necesitan nuestros marineros: un líder que inspira confianza”, dijo.

Un alto funcionario de defensa de Estados Unidos, que habló bajo condición de anonimato con Reuters, señaló que Esper quería estar seguro de que el informe final de la Armada resistiría el escrutinio público antes de firmarlo y enfatizó que la investigación del brote a bordo del “Theodore Roosevelt” fue mucho más allá de Crozier.

Pero las deliberaciones de Esper plantearon preguntas sobre si las consideraciones políticas o de otro tipo podrían anular las recomendaciones de la Armada. Se trata de un asunto en el que los demócratas han criticado abiertamente cómo lo ha gestionado la Administración Trump.

Crozier, que es uno de los 856 marineros de la tripulación de 4.800 miembros del “Theodore Roosevelt” que dieron positivo en coronavirus, fue despedido por el principal civil de la Armada, el entonces secretario de la Armada en funciones Thomas Modly. El secretario interino no hizo caso de los líderes uniformados, quienes le sugirieron que esperase a una investigación sobre la polémica filtración de la carta. Por tanto, la decisión de Modly fue contraproducente, ya que los miembros de la tripulación aclamaron a su capitán como un héroe. Las imágenes de Crozier saliendo del portaaviones, en una emocionante despedida, se hicieron virales en redes sociales y aumentaron su imagen de “héroe” nacional.