18 millones de euros por la silla eléctrica de Andy Warhol

El lienzo serigrafiado escalofriante que realizó el artista a finales de los años 60 vuelve a la venta por la misma gran cantidad que su propietario, José Mugrabi, pagó a Sotheby’s en 2014

"Big electric chair", obra serigrafiada de Andy Warhol (1967-1969)
"Big electric chair", obra serigrafiada de Andy Warhol (1967-1969)Andy Warhol

El arte pop apasiona a los coleccionistas. Y Andy Warhol les cautiva. Da igual el color o el tema de sus cuadros, es un hecho que su obra está presente en muchas de las ventas de arte contemporáneo que se celebran en Estados Unidos en general y Nueva York en particular. En 2011, una serie de ventas de arte incluyó 65 obras de Warhol estimadas en 135 millones de euros. Por su parte, esta última semana la famosa serie "Atletas" que el artista realizó entre 1967 y 1969 se puso también a la venta, pero esta vez con un valor menor: las obras se estimaron en 40 millones de euros.

Es llamativo el hecho de que no hay pintura de Warhol que se resista al afán del coleccionista, y su silla eléctrica no iba a ser menos. Esa pintura escalofriante para algunos y hermosa para otros se ha vendido por 18 millones de euros, la misma cifra por la que la compró a Sotheby's quien ahora lo vende, el multimillonario israelí José Mugrabi, en 2014. Su familia posee cerca de 1.000 obras de Warhol y, aunque la serie que se vendió en 2011 fue por una cifra altísima, la cantidad que piden por la silla eléctrica les ha calmado en cuanto a perspectivas de mercado.

La silla eléctrica que pintó Warhol es un lienzo serigrafiado de gran formato (1,37x1,80 metros). La obra representa una sala vacía, espacio invadido por el espantoso aparato a la espera de un desgraciado que deba cumplir condena. Para su creación, Warhol utilizó una banda vertical tricolor que da la sensación de una televisión antigua, en la que el espectador está teniendo problemas para sintonizar la cadena que va a retransmitir la muerte del acusado.