Entrevista con Celtas Cortos: “Pasamos de ser unos punkis a tener 11 números uno”

El grupo, que hay conocido “la cresta de la ola y estar bajo el agua”, celebra su 30 aniversario con una caja de grandes éxitos y nuevas grabaciones. “Donde vamos, todavía lo petamos”, dice Jesús Cifuentes

Celtas Cortos
Celtas CortosCeltas Cortos

Ya hace tiempo que pasaron a la independiencia pero su cumpleaños lo han celebrado en su antigua casa. Celtas Cortos soplan 30 velas y para ello han publicado en Warner una caja de sus memorias discográficas y algunos temas regrabados con ilustres amigos como Fito, Mikel Izal o Rozalén. Jesús Cifuentes repasa la carrera del grupo, quizá una de las historias de éxito menos esperables del “hit parade” español.

-Véndame el lanzamiento.

-Pues es la Enciclopedia Celtas Cortos de alguna manera a los 30 años desde la primera grabación. Lo que sale aquí, que hemos titulado como una de las frases de una canción, “Solo recuerdo lo bueno, de lo malo, nada”, pues es el reflejo de esa aventura que nos ha reportado muchas experiencias emocionalmente muy potentes y una forma de vivir como aventureros en esta nave musical. Es nuestra vida en tres cedés.

-En este tiempo lo bueno será más que lo malo.

-Desde luego que sí. Ha sido una experiencia muy potente en la que hemos dejado nuestra energía y la seguimos dejando, así que tampoco nos vamos a regodear en la melancolía. Toda la historia, aunque haya habido momentos amargos o de más apretura o de cansancio, yo lo traduzco en que te hace más grande y te lanza para afrontar el futuro. Es una tremenda aventura y queda mucho por delante. Ahora sacamos este trabajo porque es la fecha y el momento, pero hace un año hemos publicado el disco nuevo de estudio y estamos en una gira nueva que es infinita y que no pararemos gracias a la gente. Y pensamos en el siguiente disco.

-Han tenido épocas más apartadas de la primera línea.

-Conocemos la cresta de la ola, la mitad de la ola, debajo de la ola y debajo del agua. Y mantenerse en primera línea mediática no siempre es fácil. Nuestra historia es transgeneracional y nuestro proyecto está fraguado a base de trabajo. Hace tiempo que somos independientes, que sacamos nuestros trabajos por nuestra cuenta y eso puede que le de menos visibilidad mediática porque todo es más artesano. Pero no hemos parado ni un solo segundo. Estamos en una gira de 70 conciertos. Vamos a un montón de festivales y, donde vamos, todavía lo petamos. Desde la humildad lo digo. ¿Qué mas se puede pedir, hermano? Disfrutamos también de este momento.

-Juegan con la ventaja de tener algunos himnos que cantan las señoras y los niños.

-Por fortuna así es. Creo que hemos tenido la suerte y la iluminación de regalar canciones que forman parte de la vida de muchas personas. Tenemos unos comodines que nos facilitan la existencia aunque también es una mochila pesada de llevar porque a veces quieres darle visibilidad a lo último... y bueno, el último es de septiembre de 2018 y se llama “Energía positiva” y a mí me parece que es de los mejores que hemos hecho. Pero ya es imposible asomarse a una radio. Y tenemos que cambiar una actitud porque somos de una generación vaga en el asunto de las redes sociales. Lo tenemos que revisar, pero eso no nos inhabilita para seguir para adelante y trabajar.

-Los tiempos han cambiado, ya lo cantan Celtas Cortos.

-Algunos de mis amigos artistas saben alimentar la maquinaria, pero ya eso depende de las personas. Yo me veo un poco discapacitado no por no entender la tecnología, sino por no estar pendiente de comunicar lo que hacemos. Pero es la ventana que tenemos.

-Empezaron de la nada.

-Cuando grabamos en el 89, llevábamos al menos tres años funcionando y con 18 hacíamos algo terriblemente punki. Yo soltaba unos monólogos entre canciones que parecía de "Muchachada Nui". Pero fuimos ampliando el entorno con el boca a oreja hasta que ya cuando grabamos en los años 90 y nos daban cancha hasta en Los 40 Principales. Y pasamos a tener hasta 11 números uno. Fue una generación exponencial.

-¿Lo echa de menos?

-Bueno, pues a día de hoy con nuestros medios artesanales generamos ruido. Sería bienvenido para el panorama del rock y el pop español. Que solo hay música “anglo” y reguetón. Podrían cambiar un poco el chip y abrir espacios porque hay mucha gente que escucha otra cosa y que llena el wizink center.

-Algunos de esos que llenan el WiZink como Izal cantan en la reedición.

-Hemos tenido la suerte de contar con gente que son primeras lanzas pero no hay postureo. Son amigos. Nosotros vivimos lejos de Madrid y de la pomada y la nocturnidad de la capital, pero tenemos amigos como Fito, Rozalén o Izal. Amigos de primera calidad.

-¿Les deseo 30 años más?

-Moriremos con las botas puestas. De momento no tengo hartura. Disfruto cada momento y del escenario y de escribir canciones.

Celtas Cortos
Celtas CortosCeltas Cortos