¿Sólo o solo? Vuelve la guerra de las tildes

Analizamos la medida de la RAE después de que su director anunciara a LA RAZÓN que se estudiará nuevamente la tilde en los demostrativos

La nueva Ortografía
La nueva OrtografíaLa Razón

Amén de otras reglas ortográficas que tanto molestan a nuestra juventud estudiantil, y de las que escribiremos otro día, una entrevista en La RAZÓN al director de la RAE ha vuelto a poner en la bandeja de las disertaciones nuestras tan denostadas como imprescindibles tildes (o acentos, nuestro Diccionario por excelencia las da como sinónimas).

Dice nuestro insigne director que la RAE va a estudiar la tilde en los demostrativos. ¿Otra vez? ¿Y van a ser tan claros como en la “nueva” ortografía publicada en 2010? Si ustedes tienen el cuajo (y el dinero, 23,27 euros) para haberse comprado la Ortografía de 2010, la buena (743 páginas), no la breve, verán que en la página 269, punto 3.4.3.3 se dedican bastantes líneas a la cuestión de la tilde diacrítica en el adverbio “solo” y en los pronombres demostrativos.

Por razones de espacio, no voy a reproducirles todo lo que dice la docta casa, pero sí unas pocas líneas: “… a partir de ahora se podrá prescindir de la tilde en estas formas [“solo” y pronombres demostrativos] incluso en casos de doble interpretación”. O sea, “se podrá”, no “será obligatorio” o “es recomendable”; al fin y al cabo, haga usted lo que le parezca más oportuno. ¿Tanta alforja para tan poco viaje?

Si yo espeto a una chica para atraer su atención “yo solo tomo café solo solo”, aparte de ir al psicólogo infantil voy a recibir una merecida negativa con duras palabras. ¡Cáspita! Puede usted decir “yo solamente tomo café sin leche y solito”, y tal vez tenga una respuesta más misericordiosa o una negativa más dulce, dado que se le ha entendido perfectamente.

Con los pronombres demostrativos puede pasar algo parecido: “Esta mañana vendrá” o “Esta, mañana vendrá”. En el primer ejemplo, viene hoy y en el segundo, mañana [la coma es mía para aclarar]. ¿Pero quién con un mínimo de educación se referiría a una persona con ese despectivo “esta”? ¿No tienen mejores ocupaciones nuestros académicos? Y, para nuestra juventud, les recuerdo lo mucho que facilitan las tildes el leer bien el español con un terceto tan sencillo como eficaz: “Qué hermoso el español es/ que con una tilde convierte/ las ingles en inglés”.