Rendirse a la ópera

El porcentaje de españoles que dice haber asistido a la ópera en 2019 es inferior al 5 por ciento. Las mujeres son las grandes seguidoras de un espectáculo en el que representan el 60% del público total

El dinero es la principal excusa por la que los españoles no acuden a la ópera
El dinero es la principal excusa por la que los españoles no acuden a la óperaLa Razón

La ópera, esa obra dramática y musical en la que los actores expresan todo tipo de sentimientos mediante el canto y una orquesta que los acompaña. Una de las expresiones artísticas más elevadas que existen. Ese espacio donde el canto, la poesía y la música se unen creando una maravillosa armonía. Aunque parezca mentira, ya hace 400 años de su existencia. Y es que, para dejarse seducir por la ópera, no hace falta ser un erudito o un experto en música.

A la ópera se puede llegar por sensibilidad y afición o simplemente por casualidad. Y una vez que vas, no te arrepentirás nunca. ¿Entonces por qué concita tan poco público? El mayor porcentaje de personas que no asiste a esta representación musical es porque considera que hay poca oferta en su zona, como es el caso de Extremadura, Ceuta y Melilla o Castilla-La Mancha. El porcentaje de personas que dice haber asistido a la ópera en 2019 es inferior al 5% en nuestro país. Pese a ello, es 7 décimas superior a 2015. Las mujeres son las grandes seguidoras de este espectáculo.

Este año han representado el 60%. Los hombres, en cambio, tienen otras preferencias, ya que su cifra de asistentes apenas ronda el 40%. La música, el tema y los artistas son los principales motivos por los que la gente va a la ópera. No obstante, el porcentaje de caballeros que asiste motivados por las opiniones, críticas, los autores o la publicidad, es superior al de las damas.

La principal excusa para no ir a este lugar es la económica. Gran parte de la población piensa que la ópera es para gente con dinero. El segundo motivo es el ya mencionado anteriormente, la poca oferta en muchas zonas del país.

Sorprendentemente, el mayor número de personas que asistieron a la ópera el último año se encontraban en torno a los 55 y 74 años, mientras que el grupo de edad que menos asistió tenía más de 75 años. Aunque el porcentaje de población asistente el último año es inferior al 10%, la mayoría de los presentes en estas actuaciones están en Madrid, Navarra y Baleares.