Música

La segunda vida de Roxette

Marie Fredriksson, voz de la banda, muere a las 61 años tras padecer una larga enfermedad

Roxette singer Marie Fredriksson dead at 61
Marie Fredriksson fue durante más de treinta años la voz de Roxette FOTO: TRACEY NEARMY EFE

Casi supo desde niña Marie Fredriksson que se dedicaría a la música y que incluso viviría de ella. Nació en Suecia. Su familia no era precisamente acomodada y creció feliz hasta que un terrible suceso la marcó. Ella tenía siente años cuando su hermana mayor falleció víctima de un accidente de tráfico. Una lección demasiado dura para una cría tan pequeña.

Marie empezó en un par de bandas de música. Desde pequeña aprendió a tocar el piano y a cantar. A los 10 años cumplidos puso en pie su primera banda, Renat. No sabía que andando el tiempo su grupo, el que formaron ella y Peter Gesle (que en principio era más numeroso, pero que la criba natural hizo que se quedaran finalmente ellos dos, frente a frente y unos cuantos rifirrafes después) le haría sombra a la mismísima Abba. Roxette eran dos, ella y él. No necesitaban más.

Aprender a hablar y a andar

Cuando la vida musical le sonreía recibió otro terrible varapalo. Le detectaron un tumor cerebral que era necesario extirpar. Se sometió a la operación y a la rehabilitación y tratamientos posteriores; sin embargo, las secuelas fueron tremendas: Marie tuvo que aprender a andar de nuevo. Que aprender a hablar, a cantar. Jamás se rindió, algo, según cuenta en su autobiografía, que se grabó a fuego tras fallecer su hermana.

Volvió a la carretera en 2007 en solitario, y en 2011 de nuevo con Roxette. Ya no había giras tan maratonianas. Después de treinta años y con una vuelta a la vida tan dura no era necesario. En los últimos conciertos Marie cantaba sentada. Su voz se había hecho más grave. Pero seguía al pie del cañón. En las páginas de su vida, publicadas este año, “Listen to my heart” (La Cúpula) cuenta también los encontronazos que tuvo con su mánager cuando se sentía excluida y su opinión no contaba. Y así hasta 2016, cuando llegaron a iniciar la gira mundial del 30 aniversario de la banda, que tuvieron que cancelar por motivos de salud y que significó el final de la banda.

El mundo de la música despide hoy a una de las voces más peculiares de los últimos tiempos. Tenía 61 años y una voluntad de hierro.