Literatura

La confesión más difícil de Elena Poniatowska: el escritor Juan José Arreola la violó y la dejó embarazada

La autora mexicana desveló que la descripción que hace en su nueva novela de una violación, de la que nació un niño, narra su propia experiencia con el escritor Juan José Arreola

La escritora mexicana Elena Poniatowska
La escritora mexicana Elena Poniatowska FOTO: Sashenka Gutierrez EFE

El nuevo libro de Elena Poniatowska trae implícita una terrible acusación. Uno de los episodios de «El amante polaco», que acaba de publicarse, relata la violación que sufrió la ganadora del Premio Cervantes a manos del también escritor Juan José Arreola. El pasaje del libro no cuenta los detalles ni pone nombres a los protagonistas, pero la propia autora ha corroborado el suceso en una entrevista reciente publicada en el diario mexicano «Excelsior». Poniatowska confirmó que Arreola abusó de ella en 1954 durante una de las visitas semanales que ella hacía al «maestro», como se refiere a él en el libro. Por aquel entonces, ella tenía 23 años, era una aspirante a escritora y mantenía una relación de amistad con el autor, catorce años mayor que ella, y que en esa época ya comenzaba a ser un personaje respetado en la escena literaria mexicana.

Fruto de esa violación nació su primer hijo, Emmanuel, que finalmente adoptó el apellido del astrónomo Guillermo Haro, con quien posteriormente se casó su madre. «Ya se sabía, muchos lo saben. Pero no hay que decirlo, para qué, además, ya pasaron tantos años», aseguró en la entrevista la autora de 87 años, que contó también que visitaba «al maestro» en su apartamento, donde lo encontraba pintando su tablero de ajedrez, y que lo admiraba profundamente.

Nacimiento en Roma

Según el relato de la célebre escritora su primogénito nació el 7 de julio de 1955, en Roma, en un convento de monjas donde le recomendaron darlo en adopción ante las dificultades de ser madre soltera. Pero Poniatowska decidió criarlo ella misma. La autora también reveló que Emmanuel sabía que la novela narraría las circunstancias de su nacimiento, y que estuvo conforme con la decisión de su madre.

Pocos días después de la confesión de Poniatowska, la pianista mexicana Tita Valencia contó en una entrevista a «El País» que mantuvo una relación cruel y desigual con el mismo autor «que la arrastró a la locura y truncó su carrera literaria». Valencia afirma también que sufrió «el maltrato verbal en términos de crueldad, que no de grosería. La crueldad de la que son capaces los hombres que dominan el lenguaje». Tita Valencia publicó «Minotauromaquia» en 1976, un libro en el que relata el dolor que le produjo aquella relación, pero nunca hasta ahora había revelado la identidad de Arreola.

Ambas revelaciones se han hecho en la Feria del Libro de Guadalajara, que en esta edición ha tenido una marcada influencia del movimiento feminista y del #MeToo, que desde hace dos años ha intentado señalar los abusos sexuales de figuras predominantes del mundo de la cultura y el espectáculo.

Por su parte, la familia del escritor, que falleció en 2001, se defendió de las acusaciones y denunció en un comunicado que «la verdad de los hechos se ha transformado hoy en una injusta narrativa de falsedades que no podemos soslayar» y definen a Arreola como una «personalidad bondadosa» que «lo mantuvo lejos de cualquier forma de violencia».

Al comunicado añaden varias cartas que Elena Poniatowska le envió al autor desde Italia durante su embarazo en actitud amistosa y en las que lo disuade de visitarla en Roma. «Ya ves que estoy cuerda y sensata; que veo todo con claridad y que no haré estupideces (…) Por ti, siento un gran cariño, un gran respeto (…) con todo este amor que te di en Ganges… Pero tienes que quedarte en México y trabajar», escribe Poniatowska.

La autora también ofreció una respuesta a esta versión de los hechos con un comunicado propio en el que dice que la de ambos «fue una relación de un adulto casado que sabía lo que hacía con una joven inexperta e ingenua en todos los sentidos». Además, señala que Arreola nunca vio a su hijo ni lo mantuvo económicamente y que, incluso cuando Emmanuel se hizo mayor, jamás trató de conocer a su padre biológico.

Arreola, seductor de palabras

Juan José Arreola fue un escritor, editor y académico mexicano ganador del Premio Nacional de Letras, el Juan Rulfo y el Xavier Villaurrutia. Autor de textos cortos como «Confabulario» y «Bestiario», así como de «La Feria», su única novela. El año de su muerte la FIL de Guadalajara creó un premio con su nombre. Arreola estudió en París y fue pionero de los talleres literarios y lecturas poéticas en México. Junto a Juan Rulfo, formó parte de una generación que antecedió al boom latinoamericano de los años sesenta y setenta del siglo XX y que posteriormente quedó marginada de este movimiento. Aficionado al vino, al ping pong y al ajedrez, se le ha definido como «el seductor de palabras».