La Piedad “maldita” de Miguel Ángel

Thumbnail

Miguel Ángel hizo dos versiones de la Piedad. La más conocida se encuentra en la basílica de San Pedro en el Vaticano. La otra, menos famosa, está en el Museo dell’Opera del Duomo de Florencia, ciudad natal del artista.

Esta Piedad, también llamada Piedad Bandini, se encuentra en proceso de restauración por primera vez en la historia. Es alta más de dos metros y representa a cuatro personajes: Cristo muerto, la Virgen María y Nicodemo, al que Miguel Ángel dio su rostro.

El artista comenzó la escultura con 72 años, en la última fase de su vida, en el año 1547. Entonces ya vivía en Roma y la Piedad estaba destinada a la basílica de Santa María la Mayor.

Los trabajos de restauración han desvelado qué parte fueron esculpidas por Miguel Ángel, diferenciándolas de los añadidos por su discípulo Calcagni. Según Giorgio Vasari, el gran biógrafo de los artista del renacimiento, Miguel Ángel quedó tan insatisfecho con el resultado que arremetió contra ella con martillazos para destruirla.

La mala calidad del mármol es una de las razones. El único rostro pulido es probablemente obra de Calcagni. Sin embargo se desconoce si Miguel Ángel quiso adrede este estilo sin terminar o quedó inacabada por la muerte del artista. A la figura del Cristo falta también la pierna izquierda, que fue probablemente mutilada por el artista que encontró una veta de mármol de mala calidad.

Miguel Ángel dejó su autorretrato en diferentes cuadros y esculturas. En este caso prestando prestó su rostro a Nicodemo que carga en brazos a Jesús, nvuelto en los harapos con los que fue visto en sus últimos días en este mundo.