Publicidad
Publicidad
Cultura

20 de enero

Se trata de una fecha especial por la concentración de acontecimientos históricos que se producen en este día

El 20 enero es una fecha que atrae mi curiosidad intelectual de manera especial. El motivo es la concentración de acontecimientos históricos que se producen en este día.

Publicidad

Para empezar, se celebra san Sebastián, único santo que padeció doblemente el martirio. También en esta fecha cuatrienalmente juran el cargo los presidentes de EE UU. Pero, sobre todo, hay una coincidente relación entre los 20 de enero de 1842 y de 1942, que me fascina por su transcendencia histórica.

En el de 1842, se produjo en Roma la aparición mariana al hebreo Ratisbona, que le convirtió instantáneamente en la única conversión reconocida por la Iglesia como milagrosa. En esta mariofanía, la Inmaculada le pidió ayudar al pueblo judio y, curiosamente, el 20 de enero de 1942 se celebró en Berlín la Conferencia de Wannsee, en la que se acordó el Holocausto del pueblo judio –la Shoah– retrasada a esa fecha por el bombardeo de Pearl Harbour, que forzó a EE UU a entrar en guerra el Inmaculista día 8 de diciembre.

Hitler sería derrotado por EE UU pero, la causa eficiente fue la consagración del mundo al Inmaculado Corazón de María realizada por Pío XII el 8 de diciembre de 1942, según lo pedido en Fátima. «No hay meras coincidencias en los designios de la Providencia», dirá Juan Pablo II al coincidir su atentado con la fiesta de Fátima. Teología de la Historia en 20 de enero de la mano de la Inmaculada.